Con el destino internacional casi sentenciado terminó Independiente del Valle la noche del miércoles al caer en condición de local por 2-0 ante el Bragantino brasileño, por los octavos de final de ida de la Copa Sudamericana. Los rayados clasificaron a esta instancia luego de quedarse con el tercer lugar del grupo A de la Copa Libertadores.

Con los tantos de Fabricio Bruno, a los 19 minutos de juego, y Ramires, a los 66, el cuadro brasileño puso un pie en la siguiente fase del certamen internacional. Por su parte, Independiente deberá buscar un resultado impensado en Brasil para acceder a los cuartos de final; pero nada es imposible para un equipo que “se caracteriza por las grandes hazañas”, como lo analizó después del partido Juan Martínez, asistente técnico de Renato Paiva.

Es difícil ir a buscar la clasificación con un resultado así, pero este club se caracteriza por las grandes hazañas. Creemos en el talento de los jugadores para frentear ese partido la próxima semana”, sostuvo Martínez.

Los de Sangolquí tuvieron que jugar con diez hombres parte del segundo tiempo debido a la expulsión del delantero argentino Jonatan Bauman, que se convirtió en baja para la revancha. No obstante, esta situación no fue impedimento para seguir con la vocación ofensiva dentro del campo. “Aun con diez hombres tuvimos algún tiro libre peligroso o una situación hasta el final. Valoramos el esfuerzo y la valentía de buscar el resultado. Destaco el colectivo”, ponderó el asistente.

Finalmente, Martínez destacó el trabajo de su rival, quienes demostraron que “la altura no les perjudicó”.

“Sabíamos que Bragantino es un equipo poderoso, el ritmo y calidad de sus jugadores nos iba a generar complicaciones. Demostraron que la altura no les perjudicó. El desafío es generar situaciones de gol desde la posesión de balón”, sentenció.

La revancha se jugará el miércoles 21 de julio en el estadio Nabi Abi Chedid, ubicado en el estado de São Paulo (Brasil). (D)