La Federación Ecuatoriana de Fútbol, en una carta firmada por su presidente, Francisco Egas, denunció a funcionarios de la Agencia Metropolitana de Control por lo que consideran “un incidente de abuso de autoridad” supuestamente cometido por trabajadores de esa dependencia, “encabezados por Gabriela Obando”, en el partido que la Tricolor cayó 2-1 ante Perú, por la octava fecha de la eliminatoria al Mundial de Catar 2022.

Según la misiva dirigida por Egas a Jorge Yunda, alcalde de Quito, “un grupo de seis personas ingresó, sin pasar el proceso de acreditación señalado en los protocolos de Conmebol, aprobados por el COE Nacional” al estadio Rodrigo Paz “indicando que dentro de sus competencias venían a hacer una inspección”. La FEF detalla más quejas. “Luego fuimos informados por nuestro personal de filtros de seguridad que otras diez personas intentaron ingresar a nombre de la funcionaria “(Obando)”.

Egas aseguró que cuando a Obando y a los otros cinco empleados municipales se les indicó que “estaban ocupando asientos de invitados” ella habría respondido que su presencia en el escenario albo se debía a que “podía ingresar donde deseara, cuando deseara sin autorización” y que “iba a clausurar el evento deportivo por varios incumplimientos”. En su versión, la FEF menciona que la representante de la Agencia Metropolitana de Control “ordenó la llegada de una camioneta con sellos de clausura” y que “ante esas amenazas, el personal accedió a que continúe con su inspección. Luego de esto se dirigió a una suite, donde observó junto a su equipo el resto del encuentro”.

El viernes, en rueda de prensa, Obando, supervisora de control, dijo que desde la FEF “están mintiendo y tratando de engañar a la ciudadanía. Confunden el control con abuso, un control que parece que el fútbol ha estado exento. Cuando se les pide realizar una inspección dicen ser intocables”.

Obando afirmó que cumplió con todos los procedimientos cuando con su personal realizó la inspección al estadio de Liga de Quito, donde encontró invitados VIP, pese a que no estaba autorizada la presencia de público para el duelo Ecuador-Perú.

“Estaba (en el escenario) el secretario de Seguridad, con su hijo. Había personal militar que mencionaba que eran jefes de comando; aproximadamente seis militares. Había gente de la embajada americana (Estados Unidos) y se mencionaba que estaban llegando altos funcionarios de Estado con sus respectivas cápsulas de seguridad”, denunció Obando, quien aclaró que ante el reclamo de la FEF ella no renunciará a su cargo. (D)