Este domingo 13 de junio comienza una nueva edición de la Copa América. El torneo debía haberse celebrado el año pasado, pero la pandemia mundial de coronavirus obligó a posponerlo a 2021. En un principio Argentina y Colombia iban a ser las sedes del certamen, pero las restricciones obligaron a moverla a Brasil, a pesar de la gran polémica que ha suscitado esta decisión.

Brasil también fue la última anfitriona de la anterior Copa América en 2019, de la que salió campeona, y tratará de repetir la hazaña en este año tan especial. Para tratar de evitarlo, estarán Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. A todas estas selecciones participantes se las conoce con un nombre peculiar que tienen una historia curiosa detrás. En AS, te contamos qué hay detrás de cada uno de ellos.

Argentina

La selección argentina se ha coronado 14 veces campeona de la Copa América. Es el segundo país que más trofeos tiene por detrás de Uruguay (15). Quizás el apelativo de Argentina sea uno de los que menos misterio tiene. Se la conoce comúnmente como La Albiceleste o la Celeste y Blanca por los colores de su bandera.

Publicidad

Bolivia

Bolivia ha ganado la Copa América una única vez. Fue en 1963, el único título de su historia. En 1997 se quedó a las puertas de lograr su segunda Copa, pero Brasil lo evitó en la final. Al cuadro boliviano se lo conoce comúnmente como La Verde, por uno de los tres colores de su bandera. El color verde representa la riqueza de la naturaleza y esperanza, como un valor principal de la sociedad boliviana. Además, también se les conoce como Los del Altiplano un sector de Bolivia situado a 3.000 metros de altura.

Brasil

La selección brasileña sufrió un cambio importante en su vestimenta después del Mundial de 1950. El Maracanazo supuso un antes y un después para los brasileños, que entonces vestían de blanco. Tras un sondeo popular, Aldyr Schlee diseñó la nueva camiseta de la Selección, que a partir de entonces sería amarillo. De este modo, Brasil pasaría a ser conocida como la Canarinha, que en su traducción original del portugués significa amarillo. También recibe el nombre de Verdeamarela, resultado de la combinación de colores de su bandera (verde y amarillo).

Chile

La selección chilena tuvo varios cambios de color hasta que en el Sudamericano de 1942 en Uruguay utilizó por primera vez la camiseta roja. Desde entonces, se ha hecho llamar La Roja, un nombre que ha desatado la polémica con España, que también se autodenominó así desde 1947.

Publicidad

Colombia

Conocida como la Tricolor por los colores de su bandera, Colombia también recibe uno de los apelativos más curiosos e interesantes de Sudamérica. El apodo de los Cafeteros, como se les llama cariñosamente, se debe a la riqueza de su suelo. El café colombiano es una marca registrada y su país lidera la exportación de este producto en el planeta desde los años 20, algo que ha traspasado hasta el mundo del fútbol.

Ecuador

La selección ecuatoriana, al igual que Colombia, también recibe el apodo de Tricolor, por el amarillo, azul y rojo de su bandera. Ecuador no ha conseguido ganar nunca una Copa América, reto que tratará de superar en esta edición de 2021 que está a punto de comenzar.

Paraguay

Esta selección tiene dos posibles apelativos. La Albirroja, por los colores de su bandera, o los Guaraníes, en homenaje al aguerrido pueblo que precedió a la colonia española. Se les conoció como uno de los pueblos más combativos del cono sur, y esta firmeza y temple que les caracteriza se traslada al campo de juego gracias a los jugadores del combinado nacional.

Perú

La Blanquirroja o la Bicolor son los apelativos que recibe la selección peruana, ambos por el color de su bandera. También se les conoce como Los Incas, ya que fue en esta zona donde se asentaron las principales capitales del Tahuantinsuyo, un imperio que abarcó desde la actual Colombia hasta Chile. Fue en Perú donde se inició este imperio que dejó una rica herencia que hoy los peruanos homenajean a través de su selección.

Uruguay

La selección uruguaya tiene uno de los apelativos más inconfundibles de Sudamérica: los Charrúas. Igual que los guaraníes, el pueblo charrúa fue uno de los más rebeldes y combativos durante la colonicación. Esa garra que les caracterizó entonces es la que lucen orgullosos hoy los jugadores de Uruguay, que disputan cada balón como si fuera el último y le echan carácter a cada acción del juego. También se los conoce como La Celeste por el color de su camiseta.

Venezuela

Por último, Venezuela recibe el nombre de Vinotinto por el color de su camiseta. El origen de este color se remonta a los Juegos Bolivarianos de Colombia de 1938, cuando los deportistas de Venezuela no tenían uniformes y la Guardia Nacional, que viste de color vinotinto, ofreció sus uniformes para que pudieran disputar la competición.

(D)