Chile, campeón de América en 2015 y 2016 de la mano de la ‘Generación Dorada’, volverá a recurrir a este grupo de jugadores para encarar la Copa América de Brasil-2021, en su último tren al éxito.

Pasada la treintena y ya en declive pese a la calidad que atesoran, Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Claudio Bravo, Gary Medel y compañía tendrán en el torneo continental de selecciones una oportunidad para cerrar sus carreras a lo grande.

Todos ellos, partícipes de los mayores éxitos de la historia del fútbol chileno, siguen vigentes como columna vertebral de un equipo que va incorporando nuevas caras que deben protagonizar la ansiada renovación generacional.

Una camada de jugadores todavía jóvenes y de calidad, algunos que ya dieron el salto al fútbol de Europa y son piezas importantes en sus respectivos equipos.

Publicidad

Los históricos nombres van desapareciendo del once titular con el paso del tiempo y seguirán haciéndolo para ser sustituidos por los de Guillermo Maripán (Mónaco, FRA), Francisco Sierralta (Watford, ENG) o Erick Pulgar (Fiorentina, ITA).

Pero a ellos aun les falta lo que consiguieron sus predecesores, un título con Chile, que ya espera en Brasil donde se estrenará el 14 de junio en Río de Janeiro ante Argentina por la primera jornada del grupo A, que completan Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Todavía esenciales

Los históricos convencieron con trabajo al seleccionador, el uruguayo Martín Lasarte, de que siguen siendo esenciales.

Vidal es con cuatro goles el máximo anotador de Chile en las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Catar-2022, seguido de Alexis Sánchez con tres dianas en las seis jornadas disputadas.

Los datos hablan por sí mismos y los jugadores lo demuestran en la cancha. Pero a estas alturas ni Sánchez (32) corre tanto como hace seis años ni Medel (33) es tan férreo al corte, ni Vidal (34) es incansable, ni Bravo (38) ataja como antes. Ni siquiera el volante del Bayer Leverkusen Charles Aránguiz (32), timón desde el centro del campo, puede asumir todo el despliegue que acostumbraba tiempo atrás.

Publicidad

Pero donde no llegan ellos lo hacen los nuevos ya asentados, como Sierralta (24) y Maripán (27) en la defensa; Pulgar (27) o el centrocampista de Gremio brasileño César Pinares (30).

Dibujo de Lasarte

Lasarte ha confiado en quemar la última bala de estas leyendas del fútbol chileno en la Copa América de Brasil y diseñó un dibujo, que probó ante Argentina y Bolivia con buen juego pero malos resultados, en el que los jóvenes multiplican esfuerzos para diluir las carencias que van teniendo los veteranos.

Defensa de tres centrales, carrileros muy largos que abarcan toda la línea lateral de defensa a ataque, un compacto centro del campo y tres delanteros que rotan posiciones en la frontal del área.

De esta manera, el Niño maravilla queda resguardado por dos compañeros en el ataque, en el centro del campo se retroalimenta y la defensa siempre tiene un hombre libre para la cobertura si es que Medel no llega.

El futuro está en la banca

Si llega el momento en el que los titulares no pudieran jugar, Lasarte ha configurado un repuesto de juventud en cada posición con promesas del fútbol local que ya son importantes en sus equipos.

Si la ‘Generación Dorada’ se agota sobre el césped, Machete convocó al inglés nacionalizado chileno del Blackburn Rovers Ben Brereton (22), a Clemente Montes (22) y Marcelino Núñez (21) de Universidad Católica, Tomás Alarcón (22) de O’Higgins, Pablo Aránguiz (24) de Universidad de Chile o Luciano Arriagada (19) de Colo Colo.

Jóvenes futbolistas dispuestos a darlo todo y balancear la falta de experiencia en torneos continentales con entrega máxima para aprovechar la oportunidad y la confianza. (D)