Ansioso y desde la línea lateral del campo de juego del BBVA Compass Stadium de Houston, Diego Almeida quería ser parte de la historia de la selección ecuatoriana de fútbol. El zaguero entró al cambio y jugó 15 minutos en el amistoso ante El Salvador, pero ya fija su objetivo en el debut “oficial” en la Tri, con la eliminatoria en mira.

Ha sido un día para recordar, para no olvidar. Nunca me voy a olvidar de este día”, dijo un emocionado Almeida en los pasillos del estadio.

El jugador de FC Barcelona juvenil dijo estar “agradecido con el profesor (Gustavo Alfaro), con todo el cuerpo técnico y el equipo que me recibió muy bien”, indicó.

Almeida calificó de “soñado” su primer juego con la Tri. “Lo he querido hacer desde siempre, se dio el caso y estoy muy contento”, dijo a El Canal del Fútbol.

Contó que para entrar a la cancha recibió el empujón desde casa. “Hablé con mi familia antes del juego, los que están en Ecuador, en España. Han sido un sostén importante”, comentó.

Ya en el campo de juego, “solo pensé en hacerlo bien, en disfrutar”, dijo Almeida, que demostró ubicación, buen manejo de balón y el compromiso con un equipo que lo acogió bien “Parecía que los conociera hace tiempo. Los trabajos fueron fluidos y llegó el debut. Gracias a todos”, añadió.

Con su primer juego en la Tri, Almeida se convierte en el trigésimo primer jugador que debuta en la era de Gustavo Alfaro, cinco en el último juego, todos con la misma ilusión de marcar un camino con la camiseta nacional, como lo destaca el zaguero.

El objetivo ahora es seguir progresando, hacer un debut en juego oficial, para eso se trabaja día a día, para que el profesor (Alfaro) me convoque”, expresó Almeida, ilusionado en volver en enero para los juegos de eliminatorias, con la Tri a un paso del boleto al Mundial Catar 2022. (D)