Con un gol en los descuentos, el Athlético Paranaense le empató el martes 1-1 a Libertad de visita en Asunción y clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores de América-2022.

Rómulo, que ingresó durante el segundo tiempo, a los 90+1 minutos le dio la igualdad al equipo brasileño, actual campeón de la Copa Sudamericaana, en el estadio Defensores del Chaco, en la capital paraguaya.

El propio Rómulo, ingresado por orden de Luiz Felipe Scolari a los 75 minutos para pescar en el juego aéreo, había conectado de cabeza un tiro libre lanzado por Erik que no pudo controlar el guardameta del equipo local, el uruguayo Martín Silva.

El tanto de Rómulo llegó cuando todo hacía presagiar que la llave se definiría por la vía de los penales, porque Libertad ganaba 1-0 desde los 45+4 con un gol de antología anotado por el veterano delantero paraguayo Roque Santacruz, de 40 años.

Publicidad

Sin embargo, la defensa del Gumarelo cedió un tiro libre por falta de Alexander Barboza en el sector derecho tras un avance que no generaba peligro.

El tiro libre lanzado con potencia por Erik fue conectado espectacularmente por el goleador quien terminó el trabajo con un remate en las narices de Martín Silva y despedir de esa manera al conjunto paraguayo de la Copa Libertadores.

El partido había sido dominado en más de 70% por Libertad, dirigido por el argentino Daniel Garnero.

Solo le faltó el gol definitorio que no llegó pese a las numerosas oportunidades que se le presentaron.

Publicidad

El Gumarelo llegó para el segundo tiempo agrandado tras la conquista de Santacruz, ex Bayern Munich y Mancheser City, entre otros, quien remató de derecha desde el centro del área por bajo, junto al palo izquierdo.

Tras una asistencia del volante chileno Marcelo Díaz, el delantero se desprendió antes de cuatro marcadores que no se animaron a tumbarlo para no cometer penal.


En el segundo tiempo, el ingreso en Libertad del volante ofensivo William Mendieta trató de darle la precisión que necesitaba el local para lograr el segundo tanto y liquidar la serie.

Publicidad

En cooperación con Santacruz desperdició a los 54 y a su compañero el portero Bento le cazó en el aire una pelota que ya se introducía dentro de su valla, a los 60 minutos.

Pero el Paranaense tampoco se quedó en el molde. Su juvenil delantero Vitor Roque (17 años) se perdió una magnífica ocasión de anotar a los 69. Una providencial intervención de Martín Silva impidió su conquista.

La balanza no obstante permanecía inclinada a favor del Gumarelo, más aún después del ingreso del volante Alvaro Campuzano y del delantero Antonio Bareiro, quienes dinamizaron la ofensiva.

A los 75, Scolari observó que podía apelar al juego áereo al ordenar el ingreso de Rómulo y de Marcelo Cirino en un partido que había entrado en la especulación tal vez en la conformidad de definirlo por la vía de los penales.

Publicidad

A Libertad le faltó esa picardía que sobra a los brasileños. Se dejó dormir en las postrimerías del encuentro. El árbitro uruguayo Andrés Cunha cobró en los descuentos la falta contra Vitor Bueno (otro hombre de refresco) que incursionaba por derecha, jugada desde la cual se produjo el gol del empate y de la clasificación del Paranaense.

Fue un acierto de Felipao al poner a Rómulo para el juego aéreo, autor del tanto que arrojó un baldazo de agua fría para ahogar a Libertad. (D)