Everton encajó su cuarta derrota consecutiva tras perder en Goodison Park ante el Wolverhampton (1-0), un resultado que deja a los toffees al borde del descenso en la Premier League.

El cuadro de Frank Lampard, que tiene tres partidos pendientes, va de mal en peor. Solo la diferencia de goles con el Watford ha impedido que caiga entre los tres últimos.

Se complicó la situación el Everton con la visita del Wolverhampton, que aprovechó las dudas de su rival para asentar su mejoría y volver a mirar a Europa.

Fue al inicio de la segunda parte cuando los wolves tomaron una ventaja que ya no perdieron. Un centro de Rubén Neves fue cabeceado por Conor Coady (minuto 49) que batió a Jordan Pickford para e 1-0.

Intentó reaccionar el cuadro de Lampard, que redujo sus opciones cuando se quedó con un jugador menos por la expulsión de Jonjoe Kenny, en el minuto 78, por doble tarjeta amarilla. (D)