Diego Alonso, el flamante técnico de la selección uruguaya de fútbol, contrajo COVID-19, por lo que no podrá regresar al país el jueves como estaba previsto, informó la organización rectora del fútbol local.

El nuevo DT celeste dio positivo, “lo que imposibilita su viaje a Montevideo previsto para el 23 de diciembre”, dijo la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en un comunicado.

Alonso “se encuentra cursando la enfermedad sin síntomas y con total normalidad”, agrega el texto, al tiempo que indica que pronto comunicará la “nueva agenda de trabajo” del seleccionado.

Alonso, de 46 años, se encontraba de gira por Europa para reunirse con varios jugadores celestes y su presentación estaba prevista para este jueves.

Publicidad

El nuevo timonel se desempeñaba como técnico del Inter Miami de la MLS, uno de cuyos dueños es el exastro inglés David Beckham, cuando fue designado por la AUF para dirigir a la selección.

Inició su carrera como orientador en 2011 en el club Bella Vista y luego en Peñarol, ambos de Uruguay, y luego tuvo experiencias en México (Pachuca y Monterrey), Paraguay (Guaraní y Olimpia) antes de llegar al Inter Miami.

Alonso reemplazó al veterano Oscar Tabárez, de 74 años, al frente del combinado uruguayo.

El Maestro, como se apoda a Tabárez, fue cesado por la AUF el 19 de noviembre tras cuatro derrotas al hilo en las eliminatorias para Catar-2022.

Publicidad

El máximo logro de Tabárez, que dirigía a la celeste desde 2006, fue la conquista de la Copa América de Argentina en 2011 y el cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica-2010.

Alonso tiene un duro desafío en la eliminatoria sudamericana a falta de cuatro fechas. En la reanudación del premundial el 27 de enero, Uruguay enfrentará al aguerrido Paraguay en Asunción.

Con Brasil y Argentina ya clasificadas y Ecuador en tercer lugar con muchas posibilidades de lograr el tercer boleto, Uruguay, en el séptimo escalón, peleará duramente cabeza a cabeza por el cuarto cupo con Colombia y Perú (ambos con 17 puntos) y Chile (16), o si es quinto deberá disputar un repechaje con un seleccionado de otro continente. (D)