La derrota de José Mourinho ha colocado al portugués como el máximo favorito a ser el próximo en abandonar su puesto en Inglaterra, pero su contrato, al que aún le quedan más de dos años, y su finiquito, no invitan a pensar en una posible salida.

Y es que el Tottenham Hotspur acordó un salario estratosférico para Mourinho cuando este llegó a sustituir a Mauricio Pochettino. Unos $ 26 millones percibirá el portugués por cada temporada en el norte de Londres. De los mejores pagados de la Premier, junto a Jürgen Klopp y Pep Guardiola. Cuatro campañas apuntalaron los Spurs, por lo que un supuesto despido no les saldría barato.

Como ya le pasó al Manchester United y anteriormente al Chelsea, el Tottenham no incluyó ninguna cláusula que abaratase el despido de Mourinho, según apunta la prensa inglesa. Esto implicaría llegar a un acuerdo con el luso, quien ya demostró en su época en el Real Madrid que es poco dado a tratos, o pagarle la indemnización completa, que podría alcanzar los $ 47 millones.

De momento Daniel Levy tiene que lidiar con las críticas por la eliminación del equipo en la Europa League, de manera sorprendente, contra un Dinamo de Zagreb al que vencieron por 2-0 en la ida y contra el que naufragaron por 3-0 en la prórroga en Croacia.

Una eliminación que compromete mucho sus opciones de meterse en Liga de Campeones la temporada que viene -están a seis puntos de la cuarta plaza- y que además puede suponer una ruptura del vestuario con Mourinho.

El portugués, además de contentar a las cámaras al ir a aplaudir a los jugadores del Dinamo a su vestuario, criticó contundentemente a los suyos.

“No se han tomado el partido como si fuera importante. Les avisé antes del partido, les avisé con 0-0 y les avisé al descanso. No se lo tomaron en serio hasta que perdíamos 2-0. Nos ganaron en actitud. Estoy mucho más que triste”, aseguró Mourinho.

También fue crítico Hugo Lloris, capitán de los Spurs. “Es una desgracia. Espero que todo el mundo dentro del vestuario sienta que es responsable de esto, porque es una desgracia”, aseveró el francés.

Una de las tablas de salvación de Mourinho será la final de la Copa de la Liga, la oportunidad para que el Tottenham levante su primer título desde 2008. Eso será el 24 de abril. La mala noticia para él es que tendrá a su bestia negra enfrente. Pep Guardiola. (D)