José Mourinho, técnico del Tottenham, acuñó el término “penales modernos” para criticar la decisión del árbitro Paul Tierney de señalar al Manchester City un penal por el derribo de Pierre-Emile Hojbjerg a Ilkay Gündogan.

“Ellos tuvieron uno de estos penales modernos. Yo los llamo así”, dijo el técnico portugués a la cadena Sky Sports después de la derrota por 3-0 ante el City de Pep Guardiola.

“Un penal moderno es uno en el que incluso si tocas al rival con una uña puede ser penal. Depende del oponente. Para algunos, que toques al rival con una uña es penal y el VAR no puede negarlo, porque hay contacto, ya sea con el dedo pulgar o con la uña del dedo pulgar. No puede negar que haya penal”, se quejó Mourinho, quien también criticó el excesivo cansancio de sus dirigidos al haber jugado una prórroga en la FA Cup.

“No tuvimos nada a nuestro favor y la segunda parte fue muy complicada”, añadió el luso. (D)