Publicidad

Damián Díaz es el primer número 10 nacionalizado en ser convocado a la selección de Ecuador

La Tri ha incorporado nacionalizados para cumplir con las tareas de arqueros, defensas, volantes de corte y delanteros, pero no armadores.

Damián Díaz suma tres títulos nacionales con el Barcelona SC. Foto: Archivo

A excepción de Jorge Pibe Larraz, oriundo de Buenos Aires (1934-2016), que en 1957 fue “nacionalizado (...)” para que “pudiera estar presente en el Sudamericano (Copa América) de Lima, donde brilló con luz propia”, dice Mauro Velásquez en el libro El fútbol ecuatoriano y su selección nacional, ningún número 10 nacido en el exterior, y luego naturalizado, había llegado a la Tricolor. Hoy lo hace para un microciclo Damián Díaz, quien como Larraz -futbolista “de gran dominio de pelota, garra, velocidad y facilidad goleadora”- nació en Argentina.

Sin embargo, Ricardo Vasconcellos Rosado, autor entre otros libros de Historia del fútbol guayaquileño, hace una aclaración respecto a Larraz. “En la Copa América el Pibe jugó por Ecuador como número 10, pero fue de manera nominal. Así en la alineación haya aparecido como interior izquierdo él era básicamente un delantero, no un organizador de juego. Hace mucho sostengo que Díaz tampoco es 10 porque en Barcelona no juega de 10, lo hace como un mediapunta. Pero con esa función ha sido llamado al microciclo por Gustavo Alfaro. Coincido con Carlos Torres Garcés: Díaz no tiene la velocidad necesaria para estar en la Selección. Generalmente, cuando se ha convocado a un nacionalizado, Ecuador lo ha hecho casi siempre fijándose en futbolistas que están en su nivel más alto. Díaz trota hace mucho. No sé si se hizo lobby para que vaya a la Tricolor”.

José Luis (i) y Luis Antonio Mendoza Alzamora, nacidos en Panamá, primeros nacionalizados en la Selección. Foto: Revista Estadio

En cualquier caso, lo cierto es que cuando la Tri ha incorporado nacionalizados para cumplir con las tareas de arqueros, defensas, volantes de corte y delanteros. La función de 10 les correspondió, en eliminatorias mundialistas y en la Copa América, a futbolistas nacidos en Ecuador. Desde los tiempos de los mellizos panameños Luis Antonio y José Luis Mendoza, que vivieron sus mejores momentos deportivos en Emelec, y que como primeros naturalizados fueron habituales en 1941, 1942, 1945 y 1947 en la Copa América, la citación de Díaz es la primera hecha a un mediocampista de armado.

Han sido ecuatorianos los que han desfilado en la función de creadores de juego. La lista es extensa y contiene jerarquía. Entre otros, José Pelusa Vargas, por casi una década y media Jorge Bolaños, Enrique Raymondi, Polo Carrera, José Voltaire Villafuerte, Carlos Torres Garcés, Ricardo Armendáriz, Hamilton Cuvi, Álex Aguinaga, por largos 17 años y con un Mundial incluido; José Gavica (como armador en la Copa América 1997, única que la Tri terminó invicta). Con el número 10 en la espalda jugó Jaime Iván Kaviedes en la Copa del Mundo del 2006. En las recientes ediciones del certamen continental el número 10 le perteneció a Walter Ayoví, quien se desempeñó en sus clubes y en la Selección como marcador de punta y también como volante, pero lejano en características a los armadores clásicos a los que Díaz, respecto al esmeraldeño, es más cercano.

Jorge Larraz (i), primer argentino nacionalizado en jugar por Ecuador. A su lado Enrique Sívori, estrella albiceleste, en la Copa América de 1957. Foto: Libro El fútbol ecuatoriano y su selección nacional

Con la incorporación de nacionalizados Ecuador ha buscado básicamente gol, a través de Larraz, Carlos Raffo, Ángel Luis Liciardi, Ariel Graziani, Carlos Alberto Juárez, Christian Camello Gómez, todos argentinos; y Gilson de Souza, nacido en Brasil. El otro puesto en que la Tri ha contado con más extranjeros naturalizados es el de arquero. Por la valla de Ecuador han pasado Pedro Latino, Marcelo Elizaga, Javier Klimowicz, Esteban Dreer y Hernán Galíndez (ya en la era de Alfaro), todos de origen argentino; el pionero entre los porteros fue Helinho (Helio Carreiro da Silva), llegado de su Brasil natal a Barcelona y que atajó en la eliminatoria a Inglaterra 1966. Y también estuvo en el arco de la Tricolor el uruguayo Eduardo Ñato García, quien se convirtió en emblema de Emelec. El nacido en Paraguay Librado Azcona también recibió llamados de la Selección.

Gilson de Souza fue convocado en 17 oportunidades a la selección de Ecuador y marcó un gol. Foto: Archivo

Entre los mediocampistas se recuerda al charrúa, también nacionalizado, Juan Carlos Carita Gómez y al gaucho Matías Pony Oyola. Y entre los defensas, que ya como ecuatorianos alinearon en partidos oficiales, se recuerda a Francisco José Paes (preseleccionado de Brasil al Mundial de México 1970), Marcelo Fleitas, uruguayo; y Noberto Araujo, argentino. (D)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?

Lo último

Naturaleza tiene derechos

Salvaguardar los derechos de la naturaleza debe ser tema de agenda de los candidatos a la presidencia.

Publicidad