Ecuador y Argentina no se cruzan por los caminos de la Copa América desde la edición de Perú 2004, cuando la Albiceleste le dio una paliza inmisericorde a la Tricolor de 6-1 en Chiclayo, en la primera fecha del Grupo B, en lo que en ese momento representó para la Selección el peor resultado en tres décadas en el certamen de la Conmebol. Aquella vez la escuadra de Hernán Darío Gómez no rebasó el turno inicial de la competencia y los de Marcelo Bielsa avanzaron hasta la final, perdiendo con Brasil en definición por penales.

Así, este sábado en Goiania, ambos combinados volverán a encontrarse luego de 17 años en el torneo que los gauchos han ganado catorce veces. Será la primera vez que choquen en un partido de eliminación directa y también el primer duelo del equipo nacional en una Copa América contra Lionel Messi, considerado en la actualidad el mejor futbolista del planeta.

En otras ediciones del campeonato sudamericano Ecuador ya se midió con Argentina cuando este representativo alineó a las dos únicas estrellas que comparten con Messi el cartel de mejor futbolista de ese país en todas las épocas: Alfredo Di Stéfano y Diego Armando Maradona.

Di Stéfano, a quien el destino le tenía reservado un lugar de honor en el Millonarios de Bogotá y luego de su brillante paso por Colombia la condición de constructor del prestigio universal del Real Madrid (“Di Stéfano es el Real Madrid, y Real Madrid es Di Stéfano”, sentenció alguna vez Emilio Butragueño), llegó a Guayaquil en 1947 como suplente de René Pontoni (el astro de San Lorenzo de Almagro que fue ídolo del hoy papa Francisco) para disputar la Copa América con una selección argentina llena de cracks.

Publicidad

Con 21 años aquella era su tercera temporada como futbolista de primera división y la penúltima en Argentina para Di Stéfano, antes de salir a conquistar el mundo con su fútbol maravilloso. En el estadio George Capwell, el 4 de diciembre de 1947, la Saeta Rubia debutó en el segundo partido de Argentina en el torneo. Reemplazó a Pontoni y ante 30.000 personas anotó un gol en el triunfo 7-0 sobre Bolivia. Antes, Paraguay también soportó la furia ofensiva de los gauchos al caer 6-0.

En el viejo Capwell

En el penúltimo compromiso entre ambos equipos, el 25 de diciembre de 1947, con la asistencia de 25.000 personas en el Capwell, Argentina superó 2-0 a Ecuador. El local formó con Napoleón Medina; Jorge Chompi Henriques, Félix Leyton Zurita; Ricardo Riveros, Enrique Moscovita Álvarez (Eduardo Ortiz), Luis Mendoza; Víctor Cevallos, José María Jiménez, Federico Zenk (Guillermo Gavilánez), Víctor Aguayo, Gonzalo Pozo.

Por Argentina: Obdulio Diano; José Marante, Juan Carlos Sobrero; Norberto Yácono, Ángel Perucca (Néstor Rossi), Natalio Pescia; Mario Boyé, Norberto Méndez, Di Stéfano (Pontoni), José Manuel Moreno, Félix Lostau. El Charro Moreno, a los 30 minutos, y Tucho Méndez, a los 72, marcaron para el cuadro que tres días después se coronó al derrotar 3-1 a Uruguay.

Di Stéfano volvió al Capwell en la década siguiente como goleador del Millonarios, pero aquellos seis juegos con Argentina en el estadio de Emelec fueron los únicos en los que el extraordinario futbolista vistió oficialmente la camiseta de la AFA.

Maradona I

Argentina fue sede de la Copa América de 1987, un año después de ganar la corona mundial de la FIFA en México 1986, siendo el máximo favorito para quedarse con un título continental que no obtenía desde 1959. El equipo que dirigía Carlos Salvador Bilardo y que como figura excluyente contaba con Diego Maradona, compartió el Grupo A con Perú y Ecuador.

En el estreno los anfitriones empataron a 1 con los del Rímac y en su segunda presentación golearon a la Tri, que tenía como entrenador a Luis Grimaldi. El 27 de junio de 1987, en el estadio Monumental, de Buenos Aires, un 3-0 remeció a Ecuador, que vio su valla perforada dos veces por Maradona y una por Claudio Caniggia.

Publicidad

Carlos Luis Morales; Bolívar Mosquera, Wilson Macías, Kléber Fajardo, Luis Capurro; Galo Vásquez, José Jacinto Vega, Pablo Marín (Jaime Fernando Baldeón), Hamilton Cuvi; Raúl Avilés (Geovanny Mera), Lupo Quiñónez fueron los elegidos por Grimaldi. En Argentina alinearon Luis Islas; José Luis Cuciuffo, José Luis Brown, Julio Olarticoechea; Ricardo Guisti, Hernán Díaz (Darío Siviski), Carlos Tapia, Roque Alfaro (Caniggia); Maradona, José Percudani. Ocho de los titulares se habían consagrado como campeones del mundo en el estadio Azteca, de México.

El mito de Pablo Marín

Luego de caer con Argentina, Ecuador igualó a 1 con Perú y se despidió rápido de la Copa América de 1987. Desde aquella edición se ha repetido algo que no corresponde a la realidad. Un mito: que el volante Pablo Marín, del Deportivo Cuenca, anuló a Maradona.

En su libro El fútbol ecuatoriano y Selección nacional (1998), Mauro Velásquez deshace ese mito, al que calificó de “disparate”. “Se pretendió, por parte de algún iluso, crear la impresión de que la marca de Marín sobre Maradona había dado resultados y que el gran jugador argentino había sido anulado por el cuencano. Pero no fue así. Maradona hizo dos goles, brindó cuatro banquetes que desperdiciaron Roque Alfaro y José Percudani, además de estrellar un tiro en el travesaño y obligar a Morales a dos buenas intervenciones. Cualquiera que lee lo anterior preguntará: ¿Y Marín no había anulado a Maradona? Además, cabe otra pregunta: ¿Por qué si Marín anuló a Maradona el técnico Grimaldi lo sacó del campo a los 13 minutos del segundo tiempo?

Maradona II

En la siguiente Copa América, la de Brasil 1989, otra vez Ecuador integró la misma llave en la que estuvo Argentina. En el sector B también participaron Uruguay, Chile y Bolivia. Cinco selecciones en busca de dos boletos, por cada grupo, para la siguiente ronda.

Con Dusan Draskovic en su primer certamen oficial como DT de la Selección el estreno llegó con una notable victoria 1-0 sobre Uruguay el 2 de julio de 1989, en Goiania. Apenas 48 horas después apareció la escuadra albiceleste en el horizonte. Bilardo seguía al mando como técnico y Maradona, en plan estelar, jugaba la que sería su segunda y última Copa América (sanciones por dopaje lo dejaron fuera de las ediciones de 1991 y 1993).

Así alineó la Tricolor: Carlos Luis Morales; Jimmy Izquierdo, Wilson Macías, Hólger Quiñónez, Luis Capurro; Álex Aguinaga, Kléber Fajardo, Julio César Rosero, Hamilton Cuvi; Raúl Avilés, Byron Tenorio (Ermen Benítez).

Argentina: Luis Islas; Néstor Clausen, José Luis Brown, Óscar Ruggeri, Roberto Sensini; José Luis Cuciuffo, Sergio Batista, Jorge Burruchaga (Pedro Troglio), Gabriel Calderón; Claudio Caniggia (Carlos Alfaro Moreno), Diego Maradona. Capurro y Alfaro Moreno fueron expulsados.

El resultado fue 0-0, pero la historia pudo ser distinta. A los 50 minutos Izquierdo, habitualmente un cobrador infalible de tiros penales, falló ante Islas; el cobro del lateral de Barcelona se fue por sobre el horizontal. Cerca del final, una escapada de Avilés, que había dejado tirados por velocidad a Ruggeri y Brown, terminó con un disparo de la Turbina muy cerca del vertical. Un empate con Bolivia (0-0) y una caída con Chile (2-1) sentenciaron la eliminación nacional. (D)