El brasileño Paulo César, exgoleador de Barcelona Sporting Club, vive días complicados en cuanto a su salud, luego que recayó debido al cáncer que padece, y está internado.

Es fuerte la situación que está pasando mi padre”, declaró a este Diario, este sábado, la hija de quien también ha sido conocido –por su nariz pronunciada– como la Bruja, Cristhiane.

En un video compartido por la familia del exartillero de los canarios (1982, 1983 y 1984), se detalló que Paulo César fue llevado a la clínica Guayaquil por Miguel Ángel Coronel, también exfigura de Barcelona.

Dios mediante, es curable. Vamos a tocar puertas de Solca”, decía en la grabación el médico Roberto Gilbert, a quien Cristhiane agradeció por la apertura de su clínica para su progenitor.

Publicidad

El exfutbolista brasileño debe recibir tratamiento con radioterapia y quimioterapia. “Y luego, operarlo nosotros en la clínica”, añadió Gilbert.

La hija de Paulo César contó que la familia está pidiendo colaboración para el brasileño de 70 años. “Sí, estamos pidiendo ayuda económica, ya que el tratamiento va a ser algo costoso, para poder avanzar en su vida”.

Para ayudar, llamar al teléfono +593 99 626 6804.

Goleador en los años 80

Joao Evangelista Santiago Dino Pires, verdadero nombre de Paulo César, marcó 61 goles en apenas tres años como torero.

Publicidad

La Bruja es una leyenda en la ciudad brasileña de Fortaleza (estado de Ceará) por lo que hizo en Ferroviario. Fue letal. Sus 88 goles en 137 partidos –recordados con emoción todavía en unas cuantas páginas de internet dedicadas al exariete– bastaron para que probara suerte fuera de Brasil. Vino al club canario, en 1981, pero fue Liga de Quito el que lo acogió finalmente y lo incluyó en sus filas.

Paulo César: Si pudiera volver a nacer, preferiría haber estudiado

De los albos, Paulo César guarda los mejores recuerdos. No solo fue goleador del torneo –25 tantos– y vicecampeón nacional, sino que además hizo amigos que le son imposible desconocer.

A Barcelona, el ariete llegó como figura romperredes, si bien en su primera campaña con los toreros, en 1982, su peso ofensivo individual se vio opacado por el Apache Alcides de Oliveira, principal artillero canario. Sin embargo, ese año repitió como subcampeón nacional. Finalmente, la Bruja se adjudicó el título de máximo anotador del torneo de 1983, con 28 goles, que elevaron su fama.

Este Diario entrevistó en septiembre de 2018 a Paulo César. Ya no tenía actividad laboral. (D)