Publicidad

Artritis en la cadera y una operación que le obligó ‘bastante tiempo’ a ir en silla de ruedas. La historia de superación de Ferland Mendy

El defensa francés del Real Madrid repasa uno de los momentos más complicados de su carrera.

Ferland Mendy juega desde julio de 2019 en el Real Madrid. Foto: Instagram @ferland_mendy

En la antesala de un partido crucial para las pretensiones del Real Madrid en la presente edición de la UEFA Champions League, el defensa francés de los merengues Ferland Mendy hizo un repaso de uno de los momentos más complicados de su carrera, cuando tuvo que ir en silla de ruedas y un médico llegó a hablar de amputación.

Nacido hace 25 años en Meulan-En-Yvelines, el zaguero recordó su llegada al Real Madrid y una oportunidad que no podía dejar escapar. “Cuando llegué sabía cómo sería y que había grandes jugadores. Al principio eres tímido y luego empiezas a conocer a la gente y aprendes cómo funciona el grupo. Ahora estoy jugando más, pero sólo pienso en aprovechar los partidos que me dan. No diría que soy indiscutible. Además es una locura y un hito pasar de casi dejar el fútbol a jugar en el Real Madrid”.

Y terminó recordando momentos duros que le marcaron en su juventud. “Es una gran historia. Pasé por un momento difícil, pero salí bien. Pasé siete años en el PSG, empecé con el sub-11 y me lesioné antes de ingresar en la academia. Tenía artritis en la cadera y tuve una infección, así que tuve que operarme y estuve mucho tiempo en el hospital. Allí estuve enyesado dos o tres meses. Cuando me operaron, el médico vino a verme y me dijo que el fútbol había terminado para mí. Llegó incluso a hablar de una amputación. Tuve que estar en una silla de ruedas bastante tiempo, más tarde con muletas y luego tuve que aprender a caminar de nuevo”.

Mendy reconoció que pese a lo difícil de la situación, nunca llegó a pensar en no volver a jugar al fútbol. “Me llevaron de un lado a otro, pero pensé que podría volver a caminar de inmediato. Lo intenté, me bajé de la silla y me caí enseguida. No me quedaba energía en las piernas porque no había caminado y mis piernas no se habían movido en mucho tiempo”.

“Pese a ello, siempre pensé que el fútbol no había terminado para mí y les dije a todos que iba a volver. La mayoría de la gente pensaba que era imposible, pero aprendí a caminar de nuevo y jugué con dolor en la cadera durante aproximadamente un año y medio. Fui nombrado el mejor lateral izquierdo dos años seguidos. Así que sinceramente me ha ido bien”. (D)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?