Los goles de Florian Wirtz, Jamal Musiala y Kavi Havertz, en el primer tiempo, y de Niclas Fullkrug y Emre Can, en el segundo, impusieron la superioridad de la selección alemana en el partido inaugural de la Eurocopa 2024 contra Escocia, en inferioridad numérica más de 45 minutos por la roja directa a Ryan Porteous (5-1).

Alemania mandó en el marcador desde el minuto 10, desde el 1-0 de Wirtz, hasta el final. El 2-0, en el 19, fue de Musiala con un derechazo dentro del área. El 3-0, en el añadido del primer tiempo, de Havertz, al transformar el penalti cometido sobre Ilkay Gundogan que supuso la expulsión Porteous tras la revisión del VAR. El 4-0 fue de Fullkrug, ya en el 68.

Reabren la ‘fan zone’ de la Eurocopa en Berlín tras desalojarla por presencia de un bulto sospechoso

El 4-1 de Escocia, ya en el tramo final, lo anotó Antonio Rudiger, en propia puerta, pero Emre Can repuso la ventaja con el 5-1 en el tiempo añadido.

Publicidad

Rusia no jugará la Eurocopa 2024 por sanción, el segundo torneo que se pierde desde el inicio de la guerra con Ucrania

El combinado germano vivió noche perfecta en el Allianz Arena. Los hombres de Julian Nagelsmann andaban preocupados por la falta de calor de su público, completamente superado por la efusividad de la afición escocesa en las calles y cervecerías de Múnich.

Hasta Julian Nagelsmann e Ilkay Gündogan tuvieron que hacer un llamamiento a su país para unirse en torno a un equipo con hambre de títulos después de una década sin meter trofeos en sus vitrinas.

Nagelsmann no ha tenido mucho tiempo para armar un bloque después de sustituir hace meses a Hansi Flick en el banquillo de Alemania. Algo fallaba en el conjunto germano, errático y con poca identidad. Una de las soluciones la encontró en una llamada telefónica a Toni Kroos. Convenció al ya exjugador del Real Madrid y todo cambió.

Publicidad

El problema es que solo durará unos partidos más, los que tarde en Alemania en caer eliminada o, si tiene suerte, en ganar la Eurocopa el próximo 15 de julio.

Mención especial para Musiala, un regateador nato de los que casi han desaparecido por completo. Por la banda izquierda desquició en la primera parte a Porteus y después a Ralston.

Publicidad

Casi todas las jugadas gobernadas por Kroos terminaron con las acciones del jugador del Bayern y entre los dos cimentaron una victoria que redondearon Füllkrug y Emre Can en el último tramo y que coloreó Rüdiger con un tanto en propia meta para alegría escocesa, que montó una fiesta con el acierto del zaguero del Real Madrid. (D)