El director técnico escocés Alex Ferguson, nombrado “sir” por la reina Isabel el 11 de junio de 1999, fue quien pidió el fichaje de Antonio Valencia para el Manchester United.

Aquel veloz extremo del Wigan Athletic, que también podría desempeñarse como volante interior y que poseía un potente remate de media distancia, además de su capacidad para habilitar a sus compañeros, iba a ser el reemplazante idóneo de Cristiano Ronaldo, recientemente transferido al Real Madrid por 94 millones de euros (114 millones de dólares).

En junio de 2009, el fichaje se hizo realidad. El Manchester United pagó 18,8 millones de euros (22,7 millones de dólares) para llevarse al ecuatoriano. Diez temporadas después se despidió del club como capitán y referente y este miércoles, tras anunciar su retiro, Ferguson le recordó que “fue un placer” haber dirigido a un jugador “sobresaliente”.

“Te tengo que decir que tu tiempo en el Manchester United es algo que siempre recordaré. Eres un profesional sobresaliente, un jugador sobresaliente. Siempre fue un privilegio para mí tenerte en mi equipo”, sostuvo Ferguson, de 79 años, en un emotivo video que le preparó el Club Querétaro, en el que además aparecen varios de sus excompañeros en clubes y Selección; también Luis, su padre.

El legendario entrenador le deseó “un maravilloso retiro” y lo invitó a recordar el pasado para que se diera cuenta de “la fantástica carrera que tuviste para tu país y para el Manchester United”.

“Bien hecho, fue un placer tenerte como mi jugador, buena suerte”, concluyó el DT dos veces campeón de la Champions League (1999 y 2008). (D)