El duelo entre los ecuatorianos Kike Saverio y Gonzalo Plata no dejó vencedores ni vencidos en un partido donde pudo darse cualquier resultado y en el que al final el empate (2-2) hizo justifica a un choque que se convirtió en explosivo en el último cuarto del mismo, anotándose los cuatro goles después de una primera parte cerrada y de respeto máximo.

La Ponferradina, que había vencido en sus cuatro primeros encuentros en El Toralín, encajando tan solo un gol, perdió esta racha, aunque mantuvo su condición de invicta y duerme igualado en la cabeza de la clasificación con el Real Sporting.

El máximo goleador histórico de la Ponferradina, Yuri de Souza, hizo honor a este dato y cinco temporadas después de que hubiera anotado un triplete ante este mismo rival demostró, en este caso con doblete, su apetito goleador.

El Real Valladolid, que fue capaz de remontar un marcador adverso pagó caro un despiste defensivo, aunque recuperó algunas de sus virtudes de sus primeros compromisos a domicilio.

Publicidad

Ambos equipos mostraron escasas debilidades durante el primer cuarto de hora, salvo un error de Kiko Olivas que permitió una contra local que culminó Yuri con un remate con la izquierda que se fue cerca de la escuadra.

Sin espacios y con los dos equipos más preocupados en evitar pérdidas, el partido transcurría sin demasiados sobresaltos, aunque la mejoría del Valladolid en la parte final de la primera parte le permitió disfrutar de una clara ocasión con un balón filtrado por Sergio León aprovechando la ruptura del ecuatoriano Gonzalo Plata que, con todo a su favor en el mano a mano, se encontró con el acierto de Amir.

El guardameta internacional iraní permitió a su equipo mantener intacta su portería, poco antes de que José Naranjo enganchara un gran remate desde el borde del área que se tuvo que sacar como pudo, aunque iba muy centrado, Roberto.

En los primeros compases de la reanudación en un lanzamiento de falta de José Antonio Ríos Reina el balón fue despejado por Kiko Olivas, interpretando inicialmente el colegiado que lo había hecho con la mano por lo que señaló pena máxima, luego anulada, previa consulta de las imágenes.

El partido tenía un dominio visitante, pero antes de alcanzar el ecuador del periodo una jugada de inteligencia en un saque de banda, permitió a la Deportiva triangular una acción con pase final de Agus Medina a Yuri quien, tras recortar en un palmo a Nacho, batir cruzado a Roberto para el 1-0.

La entrada de Toni Villa y Alcaraz antes del gol local empezó a dar sus frutos con un juego más vertical y en menos de tres minutos voltearían el marcador.

El empate se produjo con una acción por banda de Aguado cuyo centro dejó pasar Plata para que, con todo a su favor, Alcaraz fusilara a Amir y, en pleno desconcierto berciano, un envío del autor del gol fue rematado en semifallo por Nacho para que, en boca de gol, el israelí Weissman anotara el 1-2.

El partido aún deparaba una pirueta más tras mostrar Yuri su olfato para romper entre líneas y ser derribado por Queirós, lo que supuso la pena máxima y la expulsión del central portugués con la consiguiente transformación del brasileño para su quinto gol de la temporada.

A los 88 minutos ingresó el ecuatoriano-español Kike Saverio en el conjunto local, pero ya nada cambiaría el resultado de la Ponferradina y el Valladolid dio por bueno el empate. (D)