Las donaciones se redujeron a niveles preocupantes en bancos de sangre que funcionan en Guayaquil. Esto limita la capacidad de respuesta que normalmente brindaban a hospitales de la red de salud pública y a casas de salud privadas, según directivos de estas entidades.

Por ejemplo, el Banco de Sangre de la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG) recibió 804 pintas donadas en mayo pasado. Un ligero aumento con relación al mismo mes del 2020 cuando se registraron 647 donaciones, aunque distante de las 1.231 unidades colectadas en 2019.

“Lo que está más afectado es el stock, que siempre teníamos por lo menos para siete días. Ahora sangre que ingresa, sangre que es despachada el mismo día. El stock no lo tenemos como deberíamos tenerlo, con una capacidad mínima para siete días”, lamenta el doctor Román Ochoa, director del Banco de Sangre de la JBG. El galeno agrega que el desabastecimiento los ha llevado a ser más recursivos, como cuando tienen que buscar algún tipo de sangre poco común en otros bancos donde sí lo tengan.

Una situación similar se vive en el Banco de Sangre de la Cruz Roja del Guayas. En 2020 se atendieron a 40.224 donantes, frente a las 46.131 personas que acudieron a sus puntos de donación en 2019. En la actualidad, esta institución recibe 150 unidades de sangre por día, cuando lo ideal sería 300 unidades.

Publicidad

“Estamos en pandemia y esto hace que las personas tengan restricción de circulación a nivel local y fuera de la ciudad, la gente intenta no salir. Entonces tenemos menos personas a quienes se les pueda solicitar la sangre”, comenta Carlos Vásquez, director del Banco de Sangre de la Cruz Roja del Guayas, ubicado en Primero de Mayo y Quito, centro de Guayaquil.

La Cruz Roja también instalaba puntos de recepción de unidades de sangre fuera de sus instalaciones, como universidades, pero esas acciones no pudieron continuar ante la falta de estudiantes cuando se suspendieron las clases presenciales para evitar contagios de coronavirus.

EL UNIVERSO solicitó la semana pasada una entrevista al departamento de Comunicación del Ministerio de Salud Pública (MSP) para abordar la situación de los bancos de sangre de esta entidad con el vocero del Sistema Nacional de Sangre o del área correspondiente, pero no hubo respuesta.

No obstante, el MSP informó en su cuenta de Twitter sobre el desarrollo de varias charlas por el Día Mundial del Donante de Sangre que se conmemora el 14 de junio. En varios post se detalló que la donación de sangre no debilita, no engorda, no adelgaza y no enferma. Además se reiteró que quienes han tenido COVID-19 pueden ser donantes.

En cambio, en una publicación web del MSP, se detalla que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que con el fin de asegurar la autosuficiencia nacional, la seguridad y la calidad de los componentes sanguíneos, el porcentaje de donación efectiva nacional debe tener un valor mínimo de 2 % y como óptimo el 5 % de la población.

“En el Ecuador, la donación de sangre durante el periodo 2010-2018 presentó un crecimiento ligero y sostenido en 0,27 puntos porcentuales; sin embargo, el país aún mantiene una donación por debajo de los niveles mínimos del 2 % recomendados por la OMS”, se cita en la publicación del MSP.

Publicidad

El doctor Román Ochoa, del Banco de Sangre de la JBG, teme que el desabastecimiento de este tejido líquido pueda empeorar en el corto y mediano tiempo por un posible impacto colateral del plan de vacunación masiva contra el COVID-19.

“Porque si se acerca una persona y se le pregunta cuándo fue vacunada y dice que ayer. Oh, esa persona no puede donar porque recién está vacunada. Usted tiene que regresar después de siete días o después de 30 días, dependiendo de la vacuna. Hay vacunas que después de las 72 horas puede donar, otras a los siete días y otra después de los 30 días. Eso me preocupa que nos vaya a impactar”, explica el galeno. Por ello cree que los bancos de sangre y el Ministerio de Salud deben coordinar alguna estrategia para evitar inconvenientes en el flujo de donaciones.

Relación de tiempo de espera para donar por tipo de vacuna, según el doctor Ochoa:

Vacunas de los fabricantes Pfizer, Moderna y Novavax (la vacuna de esta empresa no se aplica en el país): pueden donar después del tercer día de ser vacunado, siempre y cuando no presenten ningún síntoma con la misma.

Vacunas de los fabricantes AstraZeneca, Jhonson & Jhonson (la vacuna de esta última empresa no se aplica en el país), Gamaleya (Sputnik V), Sinopharm (la vacuna de esta empresa no se aplica en el país), Sinovac (CoronaVac) y Bharat (la vacuna de esta empresa no se aplica en el país): pueden donar entre los 14 y 28 días después de la vacunación, si no se presenta ninguna sintomatología relacionada con el fármaco aplicado.

Beneficios de ser donante

El fin de semana pasado este Diario publicó el reportaje Eliminar grasa del cuerpo es una de las ventajas de donar sangre, según experto, en el que se detalla el perfil de la persona que sí puede donar, incluidas aquellas que superaron por completo el COVID-19, y los beneficios que tienen los donantes.

“Ellos tienen beneficios. Una persona que dona sangre, durante seis meses tiene la oportunidad de que le den cinco unidades de sangre (gratuitas) a él, si necesita en una emergencia, también tiene la opción de que a sus hijos menores de edad le den cinco productos, ya sea dos de sangre, una plaqueta o dos de plasma. Y también para sus padres mayores de 65 años”, detalla Carlos Vásquez, director del Banco de Sangre de la Cruz Roja del Guayas, quien invita a la ciudadanía a acercarse a donar como un acto de ayuda al prójimo.

En el Banco de Sangre de la JBG, en cambio, la persona que dona tiene opción, de hasta un año, para “recibir un componente para él, su esposa o hijos”, informa su vocero.

Otro de los beneficios que conlleva donar sangre, plaquetas o plasma, destacan los directivos, es la posibilidad que tiene el donante de conocer su grupo sanguíneo y si está sano o algún problema de salud, ya que de las unidades de sangre donadas se extraen muestras que son analizadas en laboratorios de alta tecnología.

Por ejemplo, en el Banco de Sangre de la Cruz Roja del Guayas se detectaron 939 muestras con presencia de chagas, sífilis, hepatitis B, hepatitis C y VIH. (I)