Así como los cuatro geniales músicos de Liverpool han sido los más grandes, sin discusión este fabuloso trío de Rafael Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic han sido los mejores de la historia del tenis en la era Open. Muchos preferían a John Lennon, a otros tantos les encantaba Paul McCartney, y ni qué decir de George Harrison o Ringo Starr. En el caso del deporte blanco Nadal tiene sus fanáticos, Federer también los suyos y Djokovic (a pesar de sus controversias extradeportivas) posee su legión de fanes.

¿Cuál de los tres es el mejor? Francamente, no me atrevería a aseverarlo tajantemente puesto que a mi humilde entender tanto Nole como Rafa tienen todavía brillantes páginas que escribir sobre las courts. Y Roger, aunque sea unos años mayor, aún puede darnos gratas sorpresas. Cuando Pete Sampras llegó a obtener su título catorce de Grand Slam, todos dijeron que era el más grande y que nadie lo igualaría por largas décadas. Lo mismo ocurrió con Bjorn Borg al ganar once Grand Slam con solo 26 años.

No obstante, al poco tiempo el suizo Federer llegó a 20 grandes título, el serbio Djokovic casi alcanza los 21 en el US Open de septiembre pasado, y el español Nadal acaba de superar a todos luego de consagrarse brillantemente campeón del Abierto de Australia 2022.

Publicidad

¿Pero acaso es mejor solo aquel que suma más trofeos de Grand Slam? ¿O existen otros parámetros para calificar al mejor de todas las épocas? ¿Es que no cuentan los triunfos de Copa Davis y medallas olímpicas obtenidos durante sus carreras tenísticas? ¿O los campeonatos de torneos Masters 1000, como Roma, Miami, Montecarlo, Indian Wells, París, Madrid? Y si vamos al caso del fútbol, analizándolo por títulos Cristiano Ronaldo es bastante más que Messi. Y los que defienden a Maradona como el más grande, no soportarían una comparación con los títulos de Pelé.

En fin, la apasionante discusión de cuál es el mejor de estos tres grandes atletas seguirá dando que hablar por largos años y se escribirán interminables líneas al respecto. Por el momento, nos quedamos con las imborrables imágenes de esta épica final del Abierto de Australia 2022, donde la fiera Nadal regó de sudor, enjundia y calidad la pista del Rod Laver Arena por más de cinco horas de batalla.

Como bien aseveró el diario AS, de Madrid, el triunfo de Rafa en Melbourne es un homenaje a la veteranía, a la resiliencia, al resistir. A sus 35 años el zurdo manacorí se sobrepuso al golpe de estado que diseñó Medvedev, de 25. Pasa y pasa el tiempo, pero el español sigue jugando con el mismo corazón como si fuera el primer día. (O)