Barcelona SC está necesitado de ganar los tres puntos este domingo ante Macará, en Ambato, al cierre de la segunda etapa de la serie A por la Liga Profesional de Fútbol del Ecuador.

Su rival: Macará, sin opciones para pelear un cupo a la Copa Sudamericana y sin riesgo de descenso, desea cerrar con un triunfo, según declaró Roberto Daniel Garcés, mediocampista del ídolo celeste.

En declaraciones a radio Huancavilca, el jugador -que empezó su carrera profesional en Sociedad Deportiva Aucas- explicó las razones por las que no permitirán que Barcelona se lleve los tres puntos del estadio Bellavista. “Este partido es importante porque queremos cerrar el año con una victoria. Sabemos que no podemos pelear por un cupo a un torneo internacional, pero también estamos conscientes como jugadores de que debemos ganar el compromiso de este domingo, por nosotros, por nuestras familias, por nuestra hinchada que mal o bien nos ha apoyado durante todo el año y queremos darle esa alegría”.

Garcés menciona que hay un compromiso para alcanzar el triunfo. “Nos hemos comprometido, hemos entrenado muy bien durante la semana y, obviamente, esperamos que con la bendición de Dios todo eso se vea reflejado en el campo de juego este domingo”.

El volante, que también estuvo en Independiente del Valle, sabe el peso que tiene su rival de este domingo. “Sabemos que Barcelona tiene grandes jugadores, por eso llegó tan lejos en la Copa Libertadores. Si bien es cierto en los últimos partidos ha venido decayendo un poco, no nos confiamos, sabemos la clase de jugadores que tiene, son muy rápidos en los extremos y seguramente van a tratar de atacar por ahí, nosotros trataremos de controlar eso y de manejar los hilos del partido, vamos a tratar de tener la pelota y si no defendernos bien para que no nos complique”.

Garcés, al hacer un balance sobre su actuación en Macará en la temporada, dijo: “Gracias a Dios he podido jugar la mayoría de encuentros este año, uno en lo grupal hubiese querido estar peleando el torneo, por qué no llegar a la final, junto con eso clasificar a un torneo internacional, lamentablemente no fue así, no pudimos cerrar de buena manera el año y ahora hay que tratar de virar la página y pensar en lo que se nos viene”.

Sobre los dos técnicos que tuvo Macará en la temporada (Eduardo Favaro y Paúl Vélez), el jugador que también pasó por filas de El Nacional, Liga de Quito, señala que son dos ideologías distintas. “Nosotros como jugadores tenemos que tratar de responder dentro del campo de juego. Si bien es cierto todo cambio genera una adaptación, a nosotros nos costó acoplarnos a lo que quería el profesor Vélez y ahora lo estamos haciendo de mejor forma”.

“Sabemos que ante Barcelona todo mundo quiere jugar bien para que los equipos grandes se fijen en uno y esta vez no será la excepción, no solo yo sino todos mis compañeros van a tratar de entregarse al máximo para ser observados y tratar de mejorar nuestra calidad de vida. Será un partido muy complicado, muy difícil porque tenemos un gran rival con grandes jugadores que estarán al frente, pero nosotros vamos a luchar y trataremos de dar nuestro mejor nivel”, anticipó el jugador.

En relación con la posibilidad de que vengan árbitros extranjeros, Garcés indicó: “La presencia de árbitros extranjeros no es la solución. Una de las salidas es mejorar la capacitación de los jueces ecuatorianos, que asistan a cursos internacionales que les puedan ayudar. Son seres humanos y no están libres de cometer un error como cualquiera, la posición de ellos es muy complicada, a nosotros como jugadores y a los equipos nos molesta mucho. Nos preparamos durante toda la semana y un error arbitral perjudica o cambia el punto del partido. No queda más que apoyarlos y esperar que puedan mejorar”. (D)