La Liga Profesional de Fútbol de Ecuador (LigaPro), con respecto a la situación sanitaria que se vive actualmente y tras conocerse que el país entró a un nuevo estado de excepción en 16 provincias, resolvió que, “si fuese necesario”, reprogramará el horario de los partidos mientras dure el decreto presidencial.

“La Liga Profesional de Fútbol de Ecuador comunica que, con relación a la complicada situación sanitaria que atraviesa el país a causa del COVID-19, reprogramará, si fuese necesario, los horarios de la LigaPro Betcris, acatando las disposiciones del COE nacional”, explicó el organismo en un comunicado emitido la tarde de este miércoles.

El panorama no termina resultando claro del todo, una vez que Rommel Salazar, director del COE nacional, aseveró en radio Diblú que no habrá partidos de campeonato ecuatoriano el fin de semana y que se deberá buscar un espacio de lunes a viernes antes de las 20:00; un verdadero lío para los conjuntos que participan en torneos de Conmebol, cuyos cotejos están programados para jugarse entre semana.

“La LigaPro tiene que acatar la resolución del COE, siempre ha pasado, y sobre todo el confinamiento. No habrá partido de fútbol el fin de semana. Tienen que adecuar para jugar días de semana y antes del toque de queda, durante los 28 días de estado de excepción”, sostuvo el funcionario público.

Es un hecho que no todos los 16 equipos que conforman la primera categoría del balompié nacional podrán adaptarse a un calendario únicamente con programación entre lunes y viernes, ya que los horarios coincidirían con los del torneo internacional, o en su defecto, no se cumplirían las 72 horas de descanso mínimo entre partidos.

El presidente Lenín Moreno emitió el decreto 1291, en donde acogió la recomendación del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, en el que establece un nuevo estado de excepción en 16 provincias del país, así como confinamiento durante los fines de semana.

Moreno declaró el estado de excepción desde las 20:00 del viernes 23 de abril hasta las 23:59 del 20 de mayo en las provincias de Azuay, Imbabura, Loja, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Pichincha, Los Ríos, Esmeraldas, Santa Elena, Tungurahua, Carchi, Cotopaxi, Zamora Chinchipe, El Oro y Sucumbíos, debido al crecimiento acelerado de casos de COVID-19 y la afectación de grupos prioritarios, así como la saturación hospitalaria y desabastecimiento de medicamentos e insumos. (D)