Cumbayá FC separó de su plantel al guardameta Joaquín Pucheta y el defensa Christian Cepeda por presuntos “arreglos extrafutbolísticos” y estos fueron condicionados por la dirigencia a no participar lo que queda de la temporada 2022 con otros clubes de la LigaPro de Ecuador, según declaró el directivo Rommel Tapia, miembro de la Comisión de Fútbol del club.

“Tuvimos que tomar una decisión fuerte, al separar a dos jugadores del equipo, que en primera instancia tuvieron un buen rendimiento pero al último se detectó y hay graves indicios, indicios fuertes que se puede presumir que hubo arreglos extrafutbolísticos que favorecieron a otros intereses, perjudicando directamente al Cumbayá FC y compañeros de trabajo”, dijo Tapia a la emisora Mundo Deportivo.

Pucheta, de 30 años, y Cepeda, de 31, ambos de nacionalidad argentina, no continuarán en la disciplina del Cumbayá FC de acuerdo a las declaraciones del dirigente, quien afirmó se realizarán “las denuncias correspondientes ante las instancias respectivas”.

“Creo que lo más grande es que se perjudicaron ellos mismos. Con los elementos de convicción que logramos recoger, obtener de diferentes fuentes, se tomó la decisión y están fuera. Exactamente ellos (Pucheta y Cepeda), rescindimos los contratos y una de las condiciones son que ellos no podían ya jugar en el fútbol ecuatoriano. El equipo que se arriesgue a contratarlos lo hace bajo el peligro de lo que pueda suceder. No somos jueces para dictaminar o para sentenciar, pero tenemos evidencias demasiado claras”, enfatizó Tapia.

Publicidad

Preguntado de los errores que abocaron a la separación de los dos futbolistas argentinos, manifestó: “Que no se jueguen por la camiseta y se jueguen por otros intereses nos dice muchísimo”.

“Haremos ante las instancias respectivas las denuncias correspondientes”, añadió.

El último encuentro que Cumbayá FC disputó por la primera fase de la LigaPro Serie A fue ante Barcelona SC en el estadio Monumental el pasado 29 de mayo. El marcador fue 4-0 a favor de los canarios.

Tapia, quien fue oficial de la Policía Nacional, no especificó el partido del que surgieron sospechas a la dirigencia del Cumbayá FC.

Publicidad

Al final se limitó a contestar: “Existieron dudas, al final las logramos encontrar, y creo que es una página que debemos pasarla solicitando siempre que exista el juego limpio, que los jugadores de fútbol que se enfrentan en una cancha sean dignos rivales (...) Si jugamos por otros intereses, a favorecer otras cosas, simplemente la vida dejas huellas. Para nosotros fue un pésimo recuerdo”.

(D)