La amenaza de muerte que recibió el árbitro Diego Lara, designado para dirigir el duelo de este sábado (17:30) entre 9 de Octubre y Orense, provocó el repudio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), la Liga Profesional y el club Liga de Quito.

La mañana de este jueves, en una de las ventanas del domicilio de Lara, en el sur de Quito, dejaron un paquete que contenía un documento y dos balas, para una pistola calibre 45. En el escrito se aseguraba que era enviado por parte de “la hinchada” de la escuadra celeste y blanco.

“Rechazamos enérgicamente este lamentable hecho, el mismo que ha sido denunciado a las autoridades competentes, quienes se encuentran realizando las investigaciones para esclarecer este bochornoso incidente. Hacemos extensiva nuestra solidaridad con el árbitro Diego Lara y su familia”, se destaca en el comunicado.

“Debemos todos unir esfuerzos para que el fútbol ecuatoriano no se empañe con amedrentamientos de ninguna índole que atenten contra la seguridad de todos sus componentes, así como del normal desempeño de nuestras competiciones y de los valores que promueve nuestro deporte”, agrega.

Publicidad

La amenaza se dio luego de la carta que el club 9 de Octubre envió el miércoles a la Comisión Nacional de Arbitraje, de la FEF, para que cambie al réferi para el compromiso a disputarse en el estadio Modelo Alberto Spencer, por la fecha duodécima de la segunda etapa del campeonato nacional.

La Comisión Directiva del equipo celeste y blanco justifica su pedido con los “constantes errores arbitrales en varias fechas”. Y señala dos “antecedentes”: primero, “el señor Lara expulsó, injustamente, a nuestro jugador Orlin Quiñónez en la fecha 9, fase 1 de la presente temporada”; y, por otro lado, “en la última fecha disputada (décima de la segunda etapa), Independiente del Valle vs. Manta, le anuló un gol de manera indebida y antirreglamentaria al equipo visitante”.

La dirigencia octubrina hacía referencia a la tarjeta roja exhibida a Quiñónez el 18 de abril de 2021 en campo de Independiente a los 78 minutos de juego. Los rayados terminaron llevándose la victoria por 2-1 con un gol a los 90 de Jacob Murillo. En el otro caso, el más reciente, Manta alcanzó a igualar a 1 con el líder del campeonato en el estadio Banco Guayaquil el lunes 18 de octubre. Ambos partidos fueron dirigidos por Lara.

El comunicado finaliza: “Con base en lo expuesto, y con el afán de que no se vea perjudicado el deporte, solicitamos se revoque la designación del señor árbitro Diego Lara para el partido 9 de Octubre vs. Orense, que se disputará este fin de semana; en caso de no modificar la designación, jugaremos bajo protesta”.

Los octubrinos también apuntan a hacerse con un boleto para la participación internacional en 2022. En la clasificación acumulada del torneo doméstico este año se posicionan sextos con 38 puntos; de acabarse el campeonato así, se harían acreedores a un lugar en la próxima Copa Sudamericana. (D)