Un destacado momento futbolístico de El Nacional en el torneo de la LigaPro Serie B contrasta con su realidad económica, las deudas y los juicios laborales que la entidad debe solventar.

La mañana de este martes, autoridades procedieron al embargo de una casa a nombre de la presidenta del club, Lucía Vallecilla.

El embargo se ejecutó por haberes pendientes a extrabajadores y despidos intempestivos, además de deudas de “más de seis meses de sueldos”.

“La señora (Vallecilla) deberá responder con sus bienes, no El Nacional”, comentó Washington Andrade, socio del club criollo.

Publicidad

“Defendemos a la institución ante la negligente e irresponsable administración”, subrayó el también excandidato a la presidencia del cuadro capitalino.

Andrade representa al grupo de exempleados de El Nacional, quienes se unieron para plantear sus requerimientos ante el sistema judicial, que este martes acudió con personal policial y un “custodio” para el inmueble.

El mal momento dirigencial va opuesto al rendimiento que el club tiene en el torneo nacional. Los criollos, al mando de José Villafuerte, se ubican en segundo lugar de la tabla y en zona de clasificación, en busca del retorno a la máxima división.

Los problemas dirigenciales se extienden además a una asamblea de socios que no tiene resolución desde enero, cuando se entregaron informes de gestión y económicos por parte de Vallecilla.

Lucía Vallecilla habla de 'infiltrados' en asamblea de socios de El Nacional y avisa que dejará la presidencia si el equipo no vuelve a la Serie A

En la asamblea se decidió que una comisión de disciplina analice los informes y la gestión de la dirigencia en 2020. Esto tras el rechazo generalizado de los socios durante los dos días que duró la asamblea por videoconferencia.

En defensa, Vallecilla habló de “personas infiltradas” en la asamblea, lo que originó una denuncia ante la Fiscalía, con cuya resolución se definirían los temas institucionales, aunque el fallo se ha extendido con los meses. (D)