La directiva del Barcelona Sporting Club se vio obligada a presentar propuestas de pago para cancelar la deuda que mantienen con el extremo zurdo Michael Arroyo y evitar una nueva demanda ante la FIFA, reveló Carlos Alfaro Moreno, vicepresidente de los toreros.

Arroyo exigía el pago de $ 8′396.500 por concepto de “daños y perjuicios” contra los canarios por no cumplir con su contrato, según detalló Santiago Zambrano Solano, abogado del volante, en enero del 2020.

Pero Alfaro Moreno comentó: “Quedó claro que los montos que se hablaron estaban fuera de contexto. Nosotros nos reunimos con Michael y su abogado en algunas oportunidades. Se le hicieron dos propuestas con respecto a la deuda que el club reconoce que tiene desde el 2018″.

Publicidad

“Se le hizo una oferta con reducción de pago inmediato y otra a largo plazo. Se quedó en analizar y en las últimas horas después de esa declaración hemos recibido una comunicación por escrito respecto a una de nuestras propuestas y se pasó al departamento jurídico y financiero para su revisión y cerrar el acuerdo”, añadió el presidente de los amarillos en el diálogo con los medios de comunicación en la cancha alterna del estadio Monumental.

Gambetita Arroyo fue clave para conquistar el campeonato nacional del 2012 con los barcelonistas y acabar con la sequía de títulos de 14 años. Se marchó al América de México en el 2013 y fue monarca del Torneo Apertura de la Liga Mx en el 2014 y en el 2017 pasó a Gremio de Brasil, entidad en la que no se pudo ganar el puesto de titular.

Tras su paso por la tierra del jogo bonito retornó a Barcelona en enero del 2018 y a finales de noviembre de ese año fue suspendido por dar positivo en un control antidopaje luego del Clásico del Astillero que se jugó en octubre.

Publicidad

Según el informe médico, se encontró hidroclorotiazida en la orina del jugador y la Comisión Disciplinaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) le impuso una sanción de un año que a la postre decidió reducir al 50 % el castigo.

El zurdo quedó habilitado para volver a entrenar el 8 de mayo de 2019, sin embargo, no se vinculó al club de inmediato tras exigir el pago de su sueldo durante el periodo que fue suspendido. Llegó a un acuerdo con Alfaro Moreno y se incorporó a la disciplina torera el 17 de febrero de 2020. Para este año quedó al margen del club. (D)