Aucas se aprestaba a festejar un triunfo, pero al final solo se llevó un punto del estadio Atahualpa al igualar a 1 en su visita con Universidad Católica, en juego que abrió la décima jornada de la LigaPro.

Los oro y grana tomaron ventaja con gol de Jhonny Quiñónez al minuto 48, quien con remate elevado superó al golero Hernán Galíndez.

Católica buscó el empate, en un juego movido y con acciones de gol. “En el segundo tiempo Aucas se desempeñó mejor, supimos manejar la pelota por momentos y estuvimos cerca del arco rival”, dijo el director técnico visitante, Héctor Bidoglio.

Sin efectivad sobre el arco camarata, Aucas vio caer su portería al cierre del juego. Un remate de William Cevallos sorprendió a la zaga visitante (90+1 minutos) para sellar el 1-1.

“Un punto fuerte del equipo fue el ser compactos, un equipo sólido porque la distancia de intervención entre jugadores fue corta, pero fue eso también lo que nos faltó para evitar el gol rival porque no tuvimos la capacidad de evitar el remate”, apuntó el estratega argentino.

“En líneas generales nos vamos con un sabor amargo”, lamentó Bidoglio, quien destacó la disposición táctica de sus dirigidos “porque habíamos hecho un buen partido, en lo táctico el equipo entendió lo que venimos a buscar, lamentablemente nos vamos con este resultado”, dijo.

Para Bidoglio, el desgaste físico pasó factura a su plantilla, afectada hasta hace una semana “en un 90%” con contagios de COVID-19.

“Lo físico nos ha golpeado, uno no quiere usar eso como excusa, pero nos ha afectado porque tenemos jugadores que han estado entre 10 y 12 días sin entrenar. Eso nos ha pegado”, enfatizó el timonel de los orientales.

Pese al bajón físico y el empate, Bidoglio habló del “amor propio” de sus dirigidos “para salir de esta situación, pero más allá de todos estos problemas el equipo dejó todo dentro del campo de juego”. (D)