La resolución de la Asociación Ecuatoriana de Árbitros de Fútbol (Aedaf) de no dirigir encuentros de la segunda división se cumplió el miércoles en distintos torneos provinciales, donde no se jugaron los partidos previstos, una medida adoptada ante las agresiones sufridas por el cuarteto que digirió el juego entre Deportivo Quito y Espoli, el pasado domingo en el torneo de Pichincha.

La Aedaf expresó su descontento por la sanción impuesta al cuadro azulgrana, luego que sus hinchas invadieran el campo de juego para agredir al equipo comandado por Diego Lara, que tuvo al cuarto juez Manuel Sellán como el más afectado en la agresión, con fractura del tabique.

Para el gremio arbitral, “la sanción impuesta no corresponde a la gravedad de los hechos” suscitados en el estadio Olímpico Atahualpa y tomó la decisión de “no dirigir ningún encuentro de segunda categoría y divisiones formativas hasta que no se aplique la sanción que corresponde al club agresor”, señaló el gremio en una carta dirigida a la Ecuafútbol, con énfasis en el pedido de “exclusión” para el cuadro capitalino del torneo de Pichincha.

La resolución de los árbitros se cumplió y Sucumbíos fue una de las provincias que no tuvo actividad el miércoles al no jugarse el partido Oriental y Caribe Júnior, en Shushufindi, esto ante ausencia del equipo arbitral.

Publicidad

En Cotopaxi se paralizó también la actividad al no disputarse el compromiso de la octava jornada del torneo entre Latacunga City y La Unión, al que no se presentó el equipo arbitral designado.

Lejos de causar malestar en los clubes, la dirigencia de La Unión expresó su solidaridad con el gremio arbitral y se mostró contraria a los actos violentos en el fútbol.

“Como equipo profesional nos solidarizamos y respaldamos a la Asociación Ecuatoriana de Árbitros de Fútbol y rechazamos rotundamente todo acto de violencia en el balompié nacional”, publicó el club oro y verde en sus redes sociales.

En su carta a la Federación Ecuatoriana de Fútbol, la Aedaf solicita que en el caso del Deportivo Quito “se aplique el Código Disciplinario de FIFA que corresponde a la exclusión de la competencia al club agresor”, una normativa con la que se resolvió en 2013 una situación similar con Pilahuín Tío, club imbabureño envuelto en una agresión a los árbitros por parte de miembros de la comitiva del club, que esa temporada disputó el torneo de ascenso nacional, un antecedente al que se acoge el gremio de árbitros para pedir sanción a Deportivo Quito. (D)