Una “tibia” sanción a Deportivo Quito por la agresión a los árbitros el domingo pasado se extiende ahora a un pedido del gremio arbitral para la exclusión del club capitalino de la segunda división provincial, con el antecedente del 2013 cuando en el torneo nacional de ascenso se excluyó al club imbabureño Pilahuín Tío.

Hinchas del equipo azulgrana agredieron el pasado domingo al gremio arbitral al cierre del juego (2-2) con Espoli en el estadio Olímpico Atahualpa.

La sanción de la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha (AFNA), entidad que rige el torneo provincial de la categoría, estableció en multa de 200 dólares y la prohibición de jugar con público sus próximos tres partidos como local.

El castigo no fue bien recibido por el gremio arbitral, que este miércoles hizo pública una resolución de la asociación de Pichincha para no volver a dirigir los partidos del equipo chulla en la presente temporada.

Publicidad

Esta decisión tuvo eco en distintas asociaciones provinciales; sin embargo, un comunicado de la Asociación Ecuatoriana de Árbitros de Fútbol (Aedaf) pide una sanción mayor: la exclusión del club del torneo de segunda división provincial de Pichincha.

En comunicación dirigida a Francisco Egas, presidente de la Federación Ecuatoriana de Futbol (FEF), la Aedaf expresa su descontento por la sanción impuesta al cuadro azulgrana, luego que sus hinchas invadieran el campo de juego para agredir al equipo de árbitros comandado por Diego Lara, quien estuvo acompañado en las líneas por Ricardo Baren y David Sevilla, con Manuel Sellán como cuarto juez y el más afectado en la agresión, con fractura del tabique.

Para el gremio arbitral, “la sanción impuesta no corresponde a la gravedad de los hechos”, suscitados en el campo de juego del Atahualpa y en respaldo a la decisión de la asociación de Pichincha, la Aedaf ratificó la decisión de “no dirigir ningún encuentro de Segunda Categoría y Divisiones Formativas hasta que no se aplique la sanción que corresponde al club agresor”.

La comunicación firmada por el presidente de los árbitros, Luis Muentes, cita el caso de Pilahuín Tío en octubre del 2013, cuando en duelo ante Delfín SC parte de la delegación del club imbabureño provocó incidentes en el campo de juego y agresiones al cuarto juez, Jaime Noblecilla.

Publicidad

Por esos hechos se suscitó igual reacción de los árbitros de no pitar los juegos del Pilahuín Tío, situación que decayó en la exclusión del club, que disputaba el torneo nacional de ascenso, decisión adoptada por la FEF.

Con ese antecedente, la Aedaf solicitó a la Ecuafútbol “se aplique el Código Disciplinario de FIFA que corresponde a la exclusión de la competencia al club agresor”, igual normativa con la que se resolvió el caso de Pilahuín Tío. (D)