Santiago Blanco, Diario AS

Arrancó la Vuelta 2020 con lluvia y bajas temperaturas, pero es algo que no nos debe sorprender porque esta será la tónica habitual en esta edición otoñal. Roglic empieza fuerte, y es que el vigente campeón no ha dejado pasar ni un día para vestirse de líder.

Es osado pensar que ya nadie más vestirá esa camiseta con 16 etapas por delante pese a que el esloveno es uno de los grandes favoritos para el triunfo final. En desenlaces como los vividos las jornadas iniciales se desenvuelve a la perfección y es normal, porque ya conocía esta zona de carreras anteriores.

A good day at #LaVuelta20 sees @RichardCarapazM finish fourth on stage two. He now sits third overall and moves into the blue polka dot jersey. Soler (MOV) wins solo. pic.twitter.com/hU0nOUAygC

El Jumbo demostró estar, al igual que en el Tour, muy fuerte. Mi sensación es que la idea inicial era que Dumoulin fuera el líder principal y su rendimiento en el primer puerto exigente de esta Vuelta ha demostrado que deben apostar de nuevo por Roglic. Eso sí, queda muchísima carrera, y rivales no le van a faltar.

Me han gustado especialmente Richard Carapaz y Enric Mas. El ecuatoriano es la referencia del Ineos y la minutada que perdió Froome no sorprende. En los días previos a la carrera ya se sabía que, tras ver su preparación, no tendría opciones para la general. Mas también estuvo a gran nivel y todo el Movistar en general. (O)