Al recomenzar a mediados de mayo, a puerta cerrada, la Bundesliga se apresta a poner los moldes de la reanudación del fútbol en Europa, con un protocolo médico severo, que podría inspirar al mundo entero, a condición de que todo funciones como está previsto.

Christian Seifert, presidente de la Liga Alemana (DFL), señaló el jueves el carácter de ejemplaridad de esta tentativa de regreso a la normalidad: "Podemos compartir este protocolo con todo el mundo, vamos a hacerlo, es también nuestro interés", afirmó.

"La NFL, la NHL, la NBA (las grandes ligas norteamericanas de football americano, hockey sobre hielo y baloncesto), otras organizaciones ya nos han contactado e interesado por lo que hacemos", añadió.

Los otros grandes campeonatos que no se han suspendido definitivamente, España, Italia e Inglaterra, observan de cerca la experiencia alemana, que comenzará el sábado 16 de mayo, en cinco estadios al mismo tiempo.

Publicidad

Si todo va bien, las nueve jornadas restantes serán disputadas en siete semanas, todos los fines de semana, y con dos fechas en días laborables (26/27 de mayo y 12/13 de junio).

Los árbitros alemanes sin test de COVID-19

El protocolo sanitario de la Liga Alemana (DFL) reposa sobre dos pilares: test sistemáticos con el fin de aislar a toda persona, jugador o técnico, positivo al coronavirus. Y medidas de protección draconianas (excesivamente severas), dictando la conducta a tener en entrenamientos, desplazamientos, hoteles, antes, durante y después de los partidos.

Sin embargo, la revista Kicker reveló el jueves que los árbitros no habían sido todavía sometidos a los test de coronavirus. La reanudación está evidentemente condicionada al hecho de tener a suficientes colegiados para dirigir los nueve partidos de cada jornada, y asegurar la asistencia de video.

"Incluyendo a los asistentes, alrededor de 100 árbitros serán evaluados para COVID-19 en la próxima semana y estarán aptos para trabajar si los resultados son negativos", señala Kicker en su versión digital.

Otra inquietud concierne a la actitud de los aficionados. Las medidas de confinamiento se han suavizado en Alemania y algunos podrían querer agruparse alrededor de los estadios para animar a sus jugadores a distancia.

Publicidad

El poder político insistió para que los partidos sean difundidos gratuitamente, para limitar los contagios en reuniones en casas de personas abonadas a cadenas de pago.

Sky, el principal difusor, hizo un gesto, ofreciendo difundir en un canal gratuito los dos primeros sábados (16 y 23 de mayo).

El partido más atractivo en el marco de la reanudación del fútbol en Alemania opondrá al segundo de la clasificación, Borussia Dortmund, contra su vecino Schalke, en el siempre muy pasional "derbi del Ruhr".

El Bayern Múnich, líder con cuatro puntos de ventaja, se desplazará al día siguiente al campo del Union Berlín. (D)