La Copa Mundial de Baloncesto celebra desde el pasado 31 de agosto su decimoctava edición, en China, y –pese a que Ecuador cuenta en suelo asiático con la representación del árbitro lojano Carlos Peralta– nuestro país no integra el grupo de 32 equipos participantes en la cita global, que no recibe al elenco tricolor desde su primerísima justa, hace 69 años.

Fue en Argentina 1950 donde Ecuador participó por primera y única ocasión del antaño conocido como Campeonato Mundial de Baloncesto. El equipo ecuatoriano figuró como invitado en un evento al que estuvo a punto de no asistir por estrechez económica en logística y en el cual logró finalmente dos triunfos ante rivales europeos.

Convidada en el mes de octubre por la Federación Argentina de Baloncesto, la Federación Deportiva Nacional del Ecuador (FDN) inició las gestiones –a través de representación diplomática– para obtener transporte hacia Buenos Aires y financiación, pero pronto tuvo que declinar la invitación debido a "las dificultades económicas" que no se consiguieron sortear. Esto, entre lamentos y a pesar del "grado de adelanto que se ha logrado obtener en dicho deporte y por cual ya hemos demostrado nuestro poderío en nuestro suelo y en el exterior, ante equipos de reconocida valía continental", según relató EL UNIVERSO.

Pese a haberse ya remitido la excusa, finalmente el Gobierno nacional –presidido por Galo Plaza Lasso– dispuso la prestación de una aeronave militar y el Municipio de Guayaquil –con Rafael Guerrero Valenzuela a la cabeza– se comprometió con un aporte económico que en segunda instancia alcanzó los dos mil dólares.

Publicidad

Presentación tricolor, contra reloj

Una vez dadas las facilitaciones estatales, la FDN preguntó al comité organizador del Mundial si aún era posible acudir al evento de Buenos Aires, inquietud respondida favorablemente apenas tres días antes de la inauguración de la cita, programada para el domingo 22 del décimo mes. Mientras, internamente se apresuraban las gestiones por conformar la delegación ecuatoriana que viajaría a Argentina (una parte de los baloncestistas se hallaba en Bogotá, disputando un certamen de clubes).

Se trasladaron entonces por Ecuador –en dos grupos, de los cuales el segundo llegó el mismísimo día del debut– los jugadores Atilio Ansaldo, José Díaz Granados, Fortunato Muñoz, Gabriel Peña, Víctor Andrade, Gonzalo Aparicio, Alfonso Quiñónez, Raúl Guerrero, Rodolfo Arroyo, Justo Morán, Alfredo Arroyave y Pablo Sandiford Amador. También figuraron los colegiados Augusto Barreiro (además presidente de delegación) y Carlos Boanerges Ceballos, primer árbitro ecuatoriano que pitó en un Mundial de básquet. El conjunto tricolor era conducido por Juvenal Sáenz, quien inicialmente figuraba como suplente del director técnico Julio Hidalgo por si este no podía viajar.

Pablo Sandiford (i), Fortunato Muñoz y Alfonso Quiñónez

A la par, Uruguay cancelaba su participación al alegar falta de facilidad a la prensa extranjera por parte de la organización del certamen. Ecuador reemplazó a la Celeste en el cronograma y Perú, el cupo en sí. Por lo demás, estaban las representaciones de Argentina (anfitrión), Estados Unidos, Francia, Brasil (tres mejores de los Juegos Olímpicos de Londres 1948), Egipto (campeón europeo de 1949), Yugoslavia, España (cupos del Torneo de Calificación Europeo de Niza 1950) y Chile (junto con Uruguay, los dos mejores del Sudamericano de 1949, excepto Brasil).

El 22 de octubre, en el mismo estadio Luna Park que acogió todo el torneo, el equipo ecuatoriano debutó con derrota estrecha ante los egipcios (43-37) en la ronda preliminar, caída que le envió al repechaje y "descorazonó a quienes pensaron que nuestros compatriotas deberían triunfar", según reportó este Diario. En la fase siguiente, dos días después, Ecuador cedió nuevamente, ante Francia (43-48), condenándose a disputar la fase que servía meramente para clasificar en la tabla general a los cuatro últimos posicionados.

En esa última y apartada etapa estuvieron también Yugoslavia, España y Perú.

Publicidad

Triunfos ecuatorianos ante Yugoslavia y España

El 27 de octubre y ya sin opción siquiera del podio, Ecuador logró su primera victoria en el Mundial. Lo consiguió ante Yugoslavia –que figuraba en el certamen debido al abandono de Italia– por 45-40.

Aquel día, "ante mil fanáticos" y luego de una primera mitad en que los ecuatorianos se fueron abajo en el marcador, estos "reaccionaron entusiasta y triunfalmente en el segundo tiempo, y tras empatar la anotación arrollaron prácticamente a los yugoslavos en ciertos momentos", reseñó EL UNIVERSO, que destacó la participación del atacante Muñoz (tercer máximo anotador del Mundial con 66 puntos).

Caricatura en EL UNIVERSO de M. A. Gómez, sobre el triunfo de Ecuador contra Yugoslavia

Y se agregó: "El partido resultó una exhibición de la técnica yugoslava en oposición del entusiasmo de los ecuatorianos en una contienda limpia".

Dos días más tarde, miércoles, el equipo tricolor se impuso a España por 54-50, pero el 30 de octubre cayó ante Perú (43-51), cerrando en la octava posición global de un certamen planetario al que no retornó más.

Según la normativa actual de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), para poder clasificarse a un próximo Mundial absoluto, Ecuador debería superar la fase de eliminatorias que contempla a toda América, formato que se instauró a partir de China 2019. Antes se lograba un cupo a la Copa del Mundo a partir de campeonatos regionales.

La Tricolor, no obstante, integra en la actualidad la División B de FIBA Americas, zona que directamente no otorga cupos al Mundial (se los consigue en la A, categoría superior). (D)