Ricardo Vasconcellos Rosado: ¿En qué época surgieron los futbolistas polifuncionales?

16 de Marzo, 2019 - 18h49
16 Mar 2019
Ricardo Vasconcellos: ¿En qué época surgieron los futbolistas polifuncionales?
Ricardo Vasconcellos: ¿En qué época surgieron los futbolistas polifuncionales?
Luciano Macías (i), en su época de capitán de la selección ecuatoriana. Alberto Spencer (d) también luce la camiseta nacional.
16 de Marzo, 2019
16 Mar 2019

Dispara con ferocidad en Twitter y en comentarios radiales contra la historia. Niega a esta ciencia la virtud de ser el cimiento del presente y la semilla del futuro. Se considera historiador y amenaza con escribir un libro histórico sobre un suceso trascendente de nuestro fútbol. Su animadversión al pasado es tal que está convencido de que los grandes futbolistas y los legendarios equipos nacieron el día en que fue al estadio por primera vez, bastante tarde por cierto.

En la esquina de 9 de Octubre y Chimborazo, donde oficia de jefe el recordado goleador de Everest Galo Pinto, me comentan que lo oyeron decir que ningún futbolista de antaño podría jugar hoy porque actuaban parados y en una sola posición, mientras que hoy hay que correr mucho y estar dispuesto a ocupar cualquier puesto.

No es la primera vez que lo dice. Lo he escuchado unas pocas veces cuando decido castigarme por algún pecadillo cometido. Los “jugadores polifuncionales” son –según este personaje– un engendro del fútbol moderno. Como si aquellos futbolistas capaces de desempeñarse en cualquier posición hubieran nacido recién.

Y la historia desmiente esta creencia. Más bien jugadores de ese tipo no hemos visto en el fútbol actual y los únicos completos-completos pertenecen a la historia: Raymundo Icaza y Luciano Macías.

En el largo periodo que media entre ambos cracks aparecieron otros grandes futbolistas que jugaron en diversas posiciones, como para mostrar que los de antes también sabían cumplir con éxito en una época en que sobrevivían los que sabían manejar el balón con talento y finura. Raymundo Icaza fue un caso único. Apareció en 1920 en el arco de Norteamérica, en el que también militaba su hermano Guillermo, apodado Muñeco, pero cuando Norte enfrentó en diciembre de 1921 a los marinos del buque inglés Cambrian se alineó como interior derecho formando la delantera con Francisco Pancho Chico Rodríguez, el Zambo Pedro Merizalde, Antonio Mojarra Torres y Guillermo Baquerizo. Después pasó al Racing Club, campeón de 1922, como interior derecho, pero en las selecciones de Guayaquil también disputaba el puesto de arquero con Pancho Serrano y Juan Cherres Gómez.

En 1923 desplazó del arco de Racing Club a Humberto Lombeida y fue titular en el elenco que ganó en forma brillante el torneo federativo de 1924 junto a Pedro Gallardo, Miguel Rivas, José Vasconcellos, Guillermo Icaza, Eduardo Icaza, Guillermo Landívar y otros. En 1926 Raymundo Icaza defendió el pórtico de la selección de Guayaquil ante Arturo Prat, campeón de Valparaíso, Chile, en dos enfrentamientos con empate y victoria para los locales. En 1927, al lesionarse Pepe Vasconcellos, salió del arco y se alineó como half derecho en el centro del campo para formar con sus hermanos Eduardo y Guillermo lo que los diarios llamaron La muralla Icaza. Terminó su campaña en Racing formando otra vez como interior, pero jugó también en los once puestos en Norte y la selección de Guayaquil con singular destreza. Fue y sigue siendo considerado como el jugador más completo y el primer polifuncional del balompié ecuatoriano.

Otro gran jugador hábil para cumplir donde lo pusieran fue el internacional Ernesto Cuchucho Cevallos. Fue marcador lateral, medio y delantero y dejó la huella de su clase en el Panamá, la selección del Ecuador, Motoristas de Cali, Atlético Corrales de Paraguay e Independiente Rivadavia de Mendoza, Argentina, aparte de los clubes que lo solicitaron como refuerzo. Además era campeón mosca de Guayaquil. En 1933 ante el Audax Italiano de Chile, campeón de su país, dio una extraordinaria muestra de su clase jugando de half derecho, puesto que no le era habitual. Fue la mejor figura de la cancha en un partido que los porteños ganaron por 6-3. Lo sacaron en hombros del viejo estadio Guayaquil y recibió una medalla en la velada en el Teatro Olmedo que siguió al encuentro.

En una charla de mucho tiempo atrás, el mago del piano de la Orquesta Siboney, el inolvidable Pepito Barroso, nos contaba que Cevallos cobraba los penales de un modo curioso: se paraba de espaldas al arquero y cuando sonaba el silbato, se daba una media vuelta relampagueante y disparaba al arco sin tomar viada.

En 1945 surgió en la selección de Manabí, que entrenaba el uruguayo Ángel García Valente, un morenito más bien pequeño, pero de un gran temperamento: Ricardo Rivero. Llegó a Emelec en 1946 con Félix Tarzán Torres y forma parte de una leyenda de grandes futbolistas eléctricos. Jugó más de diez temporadas con la blusa azul y plomo. Fue marcador de punta, zaguero central, volante y una vez lo alinearon de centro delantero. Fue el 2 de agosto de 1953 y formó con Zuleta, Júpiter Miranda, Carlos Romero y Jorge Guzmán contra Patria. El Chinche, como lo llamaban por su pequeña estatura y su marca pegajosa, marcó el gol de Emelec.

Otro polifuncional fue Héctor Sandoval, quien surgió a la fama no solo por su talento, sino por ser el único ecuatoriano que formaba como titular en el soberbio Río Guayas, quitando el puesto al uruguayo José Clemente Saulé, a quien nadie recuerda porque Sandoval lo condenó al banco. El 5 de septiembre de 1951 Sandoval, que era half derecho, pero había jugado también como back central y marcador de punta, fue alineado ante Everest como centro forward junto a Eduardo Buche Icaza, hijo de Raymundo Icaza, el argentino Basilio Loco Padrón, Víctor Lindor y el uruguayo Alcides Aguilera. En un bronco partido que terminó empatado a cuatro goles, Sandoval marcó tres de los tantos de Río Guayas y mostró que era más polifuncional que muchos de los de hoy. El 4 de septiembre de 1955 jugó de puntero derecho cuando vestía la camiseta del Patria.

El 12 de mayo de 1954 debutó en Milagro ante Valdez un espigado jovencito porteño que vestía la enseña de 9 de Octubre: Rómulo Gómez. Alineaba entonces de interior derecho. Cuando llegó al club Carlos Cabello, quien venía de Barcelona, Gómez se corrió al sitio de interior izquierdo. El 21 de agosto ocupó el puesto que lo llevaría a la fama: centro medio. Formó contra Valdez con Plutarco Osorio y Ricardo Valencia, pero jugaba igual en cualquier puesto de la línea media. Desde el 30 de octubre de 1954 jugó algunos partidos como zaguero centro y el 3 de agosto de 1955 lo alineó 9 de Octubre como centro delantero y le anotó un gol a Barcelona a los 88 minutos de juego. Fue todo un polifuncional.

Hubo en la historia de nuestro fútbol excelentes jugadores para cualquier puesto. Carlos Serrado, en Valdez, fue defensa central, marcador en cualquiera de las dos puntas y centro medio, al igual que Víctor Trompito Garzón, de Everest, al que solo le faltó ser arquero. Pero el más completo desde 1954 hasta hoy es Luciano Macías Argenzio, un lujo de jugador. Ocupó todos los puestos de la defensa y de la línea media, y en épocas de apuro fue también puntero izquierdo. En un partido en Ambato, frente a Macará, se puso el buzo de arquero y volaba sacando balones para una victoria histórica de Barcelona. ¡Ah, si alguno de los polifuncionales de hoy tuviera apenas un gramo del coraje y la calidad de Luciano! (O)

 

En 1926 Raymundo Icaza defendió el pórtico de la selección de Guayaquil ante Arturo Prat, campeón de Valparaíso, Chile, en dos juegos con empate y victoria para los locales.

 

Ricardo Vasconcellos Rosado: ¿En qué época surgieron los futbolistas polifuncionales?
Fútbol
2019-03-17T11:38:42-05:00
Los jugadores polifuncionales son un engendro del fútbol moderno. Como si estos futbolistas, capaces en cualquier posición, hubieran nacido recién.
El Universo

Lo más leído