Ricardo Vasconcellos Rosado: Los ‘logros históricos’ del binomio Correa-Rada en Fedeguayas

20 de Enero, 2019 - 00h00
20 Ene 2019
Los ‘logros históricos’ del binomio Correa-Rada en Fedeguayas
Los ‘logros históricos’ del binomio Correa-Rada en Fedeguayas
Pierina Correa (i) junto con Rosa Edith Rada, ambas fueron las responsables de la gestión de Fedeguayas en los últimos años. Archivo
20 de Enero, 2019
20 Ene 2019

Un suspiro de alivio se produjo en los medios deportivos guayasenses –y guayaquileños, principalmente– con la noticia de la intervención, por parte de la Secretaría del Deporte, de la maltratada Federación Deportiva del Guayas, luego de siete años de pésimo manejo en los órdenes administrativo, técnico y financiero de la otrora primera potencia deportiva del país. Nunca es tarde cuando la dicha es buena, reza un dicho popular, y todo el deporte provincial ha aplaudido la decisión de Andrea Sotomayor, la secretaria del Deporte.

La resolución del ente gubernamental alude al “peligro inminente de daño al patrimonio estatal deportivo”, hecho innegable con solo visitar el estadio Alberto Spencer, el coliseo Voltaire Paladines, las pistas atléticas Jacobo Bucaram y Víctor Emilio Estrada, los complejos de piscinas Garay-Vallarino y Los Cuatro Mosqueteros, y, en general, todo lo que le ha tocado administrar y mantener a la expresidenta Pierina Correa y a la exadministradora y exdueña de toda la vida federativa, Rosa Edith Rada –el personaje más resistido de Fedeguayas por su trato dictatorial y despótico–.

Pero lo del daño al patrimonio estatal deportivo es solo una de las aristas del desastre institucional. Con el absurdo criterio de que la Federación solo debe velar por el deporte formativo de menores, se sepultó el deporte de mayores. “Eso es tarea de las asociaciones provinciales”, aseguró Pierina Correa, ignorando que estas organizaciones también son parte de Fedeguayas y que de ellas salen las selecciones a los Juegos Nacionales de Adultos. Quienes representan a Guayas son aquellos deportistas que el dúo Correa-Rada mandó a buscar un lugar donde entrenar y quien los ayude en los gastos de preparación, alimentación e implementos para competir.

Hay muchas muestras de la manera autoritaria con que se manejó el deporte durante siete años. En mi última columna generalicé acerca del silencio y el temor que reinó entre las asociaciones provinciales, pese al maltrato que recibían. Cometí un error porque debí hacer la salvedad de al menos dos dirigentes que con altivez y valentía enfrentaron la dictadura impuesta por los intereses políticos en la Federación Deportiva del Guayas. La primera es Noelia Caicedo, presidenta de la Asociación de Atletismo, que enfrentó a Pierina Correa y a Rosa Edith Rada, acostumbradas a silenciar con métodos expeditivos toda disidencia.

Noelia criticó constantemente el estado calamitoso de la pista atlética del estadio Spencer por los daños que sufrían los atletas al correr entre huecos y desniveles. La respuesta fue la represión. La dirigente denunció la posibilidad de que su delegación quede fuera del Campeonato Nacional de Atletismo Sub-20, que se iba a realizar en Quito entre el 19 y 20 de mayo de 2017. El 16 de mayo circuló una carta que envió Caicedo, en la que denunciaba que su delegación fue recortada por parte de los principales de Fedeguayas. De los 49 deportistas que debían clasificar, solo 27 podrían hacerlo. “Fedeguayas dice que solo va a cubrir la participación de 27 atletas. Nosotros hicimos un selectivo, con aspectos técnicos y la delegación es de 49 deportistas. Tratamos de hablar con ellos, pero no hay respuesta. Es la tercera vez que nos hacen lo mismo pasó en marzo en el campeonato nacional adulto, lo repitieron en el sub-18 en abril y ahora otra vez. Es una pena por los chicos, no sabemos si podremos inscribirlos”, contó Caicedo a Diario EL UNIVERSO.

Otro caso fue el de Marlon Cevallos, presidente de la Asociación Provincial de Fútbol. En la última semana de septiembre de 2017 las oficinas de la Asociación fueron desalojadas del parque Samanes –según el exvicepresidente Roberto Gilbert– en un acto de retaliación contra Cevallos, quien es uno de los críticos de Pierina Correa. José Morán, extitular de la misma asociación provincial, fue perseguido por oponerse a la demolición del legendario estadio Ramón Unamuno.

Por oponerse al cobro de la entrada para entrenar en las piscinas federativas, los nadadores masters fueron prohibidos de realizar sus prácticas, pese a tratarse de una categoría reconocida internacionalmente y a que los entrenamientos obedecían a la participación en torneos mundiales, panamericanos y sudamericanos. Los masters han logrado medallas de oro y records mundiales, a pesar de las limitaciones con que cuentan y a que ellos se financian sus viajes y más gastos.

En una reunión con Correa y Rada, los masters pudieron constatar la fiera resistencia del binomio a su actividad, apoyadas por el presidente de la Asociación de Natación, Vladimir Paredes. Rada prohibió el acceso a las piscinas y cerró el vestuario y la oficina de los másters, incautando todos los enseres que allí había. Con el rostro desencajado gritó a los másters: “¿Quieren sesionar? Háganlo en la vereda”. Tal vez los interventores levanten la prohibición y devuelvan lo que fue incautado abusivamente.

El mayor peligro social se produce cuando el mentiroso cree que es verdad su propia mentira. Alguna vez la invención de una realidad inexistente es solo el justificativo de un fracaso. Pierina Correa cree que su paso por la Federación produjo “logros históricos” y que su administración es “la mejor en toda la historia federativa”. Su hermano Rafael también cree que sus diez años al mando absoluto del país es lo mejor que le ha ocurrido al Ecuador. Tengo 64 años en el deporte y sigo siendo un deportista activo y nunca he presenciado tanta ruina en el deporte guayaquileño.

Cuando la Federación no tenía más de $ 20.000 al año éramos campeones en todo. Hoy estamos sumidos en la nada, pese a los más de $ 7 millones que entrega el Estado y los $ 2 millones que ingresan por la “autogestión”. Durante la semana podíamos escoger ir al fútbol federativo, al boxeo, básquet, béisbol, atletismo, lucha, pesas, ciclismo. Guayaquil vivía una fiesta deportiva. Hoy todo es sombra funeral. Se murió en la ciudad la práctica de todos los deportes y los que sobreviven lo hacen gracias al esfuerzo particular de los clubes.

Si de atentado a la infraestructura deportiva estatal se trata, lo peor en la lista de calamidades fue la entrega del estadio Unamuno, el gimnasio César Salazar y el coliseo Abel Jiménez al frenesí demoledor de Rafael Correa, a quien se le metió la idea de construir un parque que costó $ 10 millones (¿?) sobre los escombros del complejo Pío López Lara.

Dócilmente 22 votos sacrificaron el patrimonio federativo, solo dos votos se opusieron y poderosas maquinarias derrumbaron una parte importante de la historia deportiva guayaquileña. ¿No es imperativo que la Secretaría del Deporte investigue esta cesión sospechosa que constituyó un detrimento del patrimonio federativo? ¿Cuántos cientos de miles o millones de dólares perdió la Federación con este contubernio entre la FARC (Familia de la Revolución Ciudadana), como llama Alberto Dahik a los que condujeron al país al desastre?

Según lo ofrecido por el demoledor Rafael Correa, el gobierno iba a entregar en 18 meses a la Federación la administración del estadio Christian Chucho Benítez (no la propiedad) y de un coliseo llamado Abel Jiménez en Parque Samanes. Hasta el momento no se conoce si ya se efectuó esa transacción en que Fedeguayas resignó tres escenarios en pleno centro de la ciudad, cuyos terrenos habían sido donados por el Municipio de Guayaquil para edificar escenarios deportivos, a cambio de la ofrecida administración de un estadio y un coliseo.

Si de “logros históricos” hablamos, lo único que quedará en la historia siniestra del deporte provincial será la muerte de los deportes de primera categoría y algunos triunfos en carreras de triciclos y patinetas de algunos niños. Y el esfuerzo supremo que habrá de realizarse por derogar la malhadada Ley del Deporte y resucitar ese Lázaro que nos deja el dúo Correa-Rada.

Cuando la Federación no tenía más de $ 20.000 al año éramos campeones en todo. Hoy estamos sumidos en la nada, pese a los más de $ 7 millones que entrega el Estado.

(O)

Ricardo Vasconcellos Rosado: Los ‘logros históricos’ del binomio Correa-Rada en Fedeguayas
Columnistas
2019-01-20T12:30:15-05:00
Pierina Correa cree que su gestión en Fedeguayas es “la mejor en la historia”. Rafael, su hermano, también cree que sus 10 años al mando absoluto del país es lo mejor que le ha ocurrido a Ecuador.
El Universo

Lo más leído