Un mes después, Óscar Patín y preparador aún esperan apoyo estatal

Un mes después, Patín y preparador aún esperan
Un mes después, Patín y preparador aún esperan
CUENCA. Óscar Patín entrenaba ayer en la mañana en el parque Miraflores, en el noreste de la capital azuaya. Por las tardes asiste a la Universidad Católica local. Johnny Guambaña
20 de Noviembre, 2018
20 Nov 2018
Cuenca -

Un mes después de haberse convertido en el primer deportista tricolor en conseguir medalla de oro en unos Juegos Olímpicos de la Juventud, el marchista Óscar Patín asegura que no siente que su esfuerzo y el de su entrenador, Diego Heredia, haya sido retribuido por la Federación Deportiva de Bolívar y el Estado ecuatoriano.

Que hay “facturas y deudas” que las autoridades deportivas provinciales no les han cancelado desde enero, denunció Patín, en diálogo con EL UNIVERSO. Que les prometieron “el oro y el moro” a su retorno al país desde Buenos Aires, en octubre pasado, y que no se ha cumplido, agregó Heredia.

Patín ganó en Argentina el histórico oro olímpico en los 5.000 metros marcha, logro que se sumó al Campeonato Sudamericano Sub-18 que había conseguido en marzo en Sucúa (Morona Santiago) y a su participación en el Mundial de Taicang (China), en mayo.

Aquellos logros eran recordados ayer por el marchista de 17 años, mientras entrenaba en el parque Miraflores, en el noroeste de Cuenca, junto con su preparador; pues, si bien Patín está federado en Bolívar, su vida diaria se desenvuelve entre Azuay y Cañar.

En la mañana entrena, por la tarde asiste a clases en la Universidad Católica de Cuenca, donde estudia Pedagogía de la Actividad Física y Deporte gracias a la beca académica que le otorgaron en dicho centro de estudios y que está valorada en $ 21.000. A aquello se suma una beca económica –su único ingreso– de $ 500, también por parte de dicha institución, donde Heredia figura como profesor.

“Es una burla, solo se subieron a la camioneta cuando llegó Óscar para que les tomen una foto”, exteriorizó, indignado Heredia al recordar que, tras el retorno de Buenos Aires, le fue ofrecido un reembolso luego de que el entrenador había pagado por su cuenta el pasaje a la cita olímpica. También habla de otros $ 10.000 pendientes por trabajo.

Aunque la construcción de una casa en la comunidad Las Cochas (Bolívar) se está ejecutando, Patín siente que no es un apoyo ‘real’ para su familia, toda vez que el mero hecho de tener una persona con discapacidad entre sus integrantes le “da el derecho de acceder a este beneficio”. Que el apoyo del Estado “debe ser mejor”, y sobre todo “digno” para alguien que logró que por segunda vez en la historia suene el himno del Ecuador en una cita olímpica, luego de Jefferson Pérez en 1996.

La proyección de Patín y su entrenador es dar al país una tercera medalla en unos Juegos Olímpicos absolutos, pero recalcan que para eso se necesita apoyo del Estado y que por ahora no lo sienten. “Uno piensa que no valoran el esfuerzo, que les importa un comino. Todo queda en su conciencia”, insiste el marchista.

Con la esperanza de que la Federación de Bolívar reaccione,  les cancele la deuda y les brinde un apoyo, Patín y Heredia siguen alimentando sus sueños en el departamento que arriendan en Cuenca.

Uno piensa que no valoran el esfuerzo, que les importa un comino (a las autoridades). Todo queda en su conciencia.
Óscar Patín, campeón olímpico juvenil

(D)

Un mes después, Óscar Patín y preparador aún esperan apoyo estatal
Otros Deportes
2018-11-20T00:00:30-05:00
Novel marchista no se siente retribuido por Federación de Bolívar e insiste en más apoyo estatal.
El Universo

Lo más leído