El colectivo de fotógrafos Paradocs y los familiares del fotoperiodista ecuatoriano Juan Antonio Serrano, asesinado el año pasado en su Cuenca natal, abrieron un concurso para fomentar la construcción de una cultura de la paz, a través del ejercicio ético del periodismo y la crónica gráfica.

Jorge Luis Serrano, hermano de Juan Antonio, dijo en una rueda de prensa que el fotoperiodismo tiene “una muy fuerte capacidad de incidencia en la sociedad para generar el clima de opinión necesario en torno a este delicadísimo tema”, en referencia a la violencia y a la necesidad de apoyar una cultura de paz.

En el premio Fotoperiodismo por la paz Juan Antonio Serrano pueden participar fotoperiodistas ecuatorianos con al menos tres años de experiencia en el ramo o extranjeros con tres años de residencia en Ecuador y que tengan proyectos en marcha que fomenten, estimulen o promuevan la cultura de paz en el país.

Aunque el tema es libre, se apoya en tres ideas fundamentales: la práctica ética del fotoperiodismo, el respeto por el sujeto fotografiado y que el espíritu del proyecto fomente la cultura de paz en el Ecuador, dijo Jorge Luis Serrano al apuntar que la participación puede ser individual o colectiva.

Apuntó que el galardón está dotado con 5.000 dólares recaudados del sector privado. El premio que abrió el pasado jueves la recepción de participantes se desarrollará anualmente en honor a Juan Antonio Serrano, hermano del ministro ecuatoriano del Interior, José Serrano, y quien tenía 34 años cuando fue asesinado en las afueras de una casa donde se desarrollaba una fiesta.

Serrano, cuyos asesinos han sido condenados por la justicia, era conocido por sus documentales, como el dedicado a las calles de Pekín, realizado en el 2010, cuando cumplía una beca. Y fue colaborador de Efe.