La campaña electoral entra en su recta final. Los candidatos ya empezaron a despedirse de las ciudades por las cuales se han desplazado desde el 4 de enero pasado. Ahora solo les quedan tres días para promocionarse.

Y mientras ellos se movilizan por todo medio de transporte, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ultima su sistema para las elecciones de este domingo 17 de febrero.

Ayer se realizó el segundo simulacro del proceso de escrutinio que se aplicará en los comicios para evaluar la plataforma tecnológica. A diferencia del primero, del domingo anterior, cuando se evaluó el tiempo que tomará el traslado de las actas desde la Junta Receptora del Voto (JRV) hasta la Junta Intermedia de Escrutinio (JIE), ayer los integrantes del CNE probaron con mayor profundidad los planes de contingencia en caso de emergencias, el nuevo software informático, entre otros aspectos.

En el simulacro, practicado en las 24 juntas provinciales y en las 80 intermedias, estuvo previsto el procesamiento del 30% de las actas. Participaron coordinadores electorales, integrantes de la JIE y además se hizo un enlace satelital entre Quito y Guayaquil.

Publicidad

Paúl Salazar, vicepresidente del Consejo, precisó que hasta el sábado se realizarán pruebas de todo el sistema para llegar en óptimas condiciones al día de los comicios.

El simulacro contó con la participación de los miembros de las misiones electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unasur.

En el realizado a las 15:00 por la Delegación Electoral del Guayas, 2 de las 18 juntas intermedias tuvieron problemas para empezar su trabajo a la hora señalada ante fallas en el sistema, se informó.

Una de las juntas con problemas fue la instalada en la Facultad de Educación Física de la Universidad de Guayaquil, que corresponde a la circunscripción 2, donde Darwin Cercado, director del departamento de Tecnología del CNE, explicó que el proceso de escrutinio en las intermedias empieza con la recepción de los sobres que contienen las actas de las mesas electorales. Una vez que estos son registrados pasan a una mesa para su apertura y escaneo. Luego van a un control de calidad para detectar posibles inconsistencias numéricas antes de presentar los resultados.

En tanto, el CNE remitió al Tribunal Contencioso Electoral (TCE) el expediente en contra del candidato presidencial del PRE, Nelson Zavala. Los argumentos del CNE fueron la reincidencia de parte de Zavala al emitir comentarios que induce a la violencia, discriminación e intolerancia, en contra de los homosexuales. Zavala en varias ocasiones calificó como un acto inmoral a la homosexualidad.

En la resolución se recuerda que el 30 de enero, el CNE conminó al aspirante a abstenerse de dar esa clase de opiniones, y que al ser incumplida violaría el artículo 275 del Código de la Democracia que establece como infracción las inobservancia a las resoluciones. Ahora el TCE tiene siete días para calificar este pedido.

Publicidad

Por tierra y a pie se mueve la campaña proselitista de Lucio

A Carchi entró en caballo. Lo hizo el 28 de enero pasado, con una decena de seguidores sobre estos animales que cubrían las angostas calles de la provincia. A los barrios de cada población que visitaba entraba a pie. El puerta a puerta del candidato de Sociedad Patriótica, Lucio Gutiérrez, lo trasladó hasta los buses de transporte público que se topaba en su recorrido. Y no quedaba elector ni pasajero sin un apretón de manos.

Sus dos piernas fueron las que más se movieron en campaña. La inició caminando en Quito el 4 de enero pasado. Eso fue lo que caracterizó el proselitismo de quien busca ser de nuevo presidente de la República. Una vez le funcionó el ir a pie de pueblo en pueblo, haciendo contacto directo con la gente. En el 2002 ganó las elecciones. Y por eso su estrategia para su tercer intento se mantiene.

Las subidas a la camioneta para liderar las caravanas eran como el cierre de cada visita. Y desde el balde ondeaba los brazos para saludar y formar con los dedos el tres de su lista.

La directiva de su agrupación política explica que la movilización del presidenciable se dio de acuerdo con las capacidades logísticas de cada población. Pero que en General Gutiérrez hizo su campaña por tierra.

Ese a veces fue el justificativo cuando simpatizantes debían esperar su llegada hasta un par de horas. Si había un retraso en la última actividad de la agenda de una ciudad, se afectaba a la otra, pues partía más tarde y debía viajar vía terrestre.

Álvaro agiliza desplazamientos en sus vehículos y helicóptero

En carro propio se trasladó a cantones no tan distantes de Guayaquil; su helicóptero fue utilizado para llegar hasta los puntos más lejanos. Así, el candidato presidencial del Prian, Álvaro Noboa, se movilizó por el país para promocionarse.

“Según el lugar, el candidato Álvaro Noboa se traslada en helicóptero, avión o carro. La campaña es corta y el uso de estos medios de transporte permite ganar tiempo”, señaló uno de los dirigentes del partido.

Esto le permitía al presidenciable ofrecer ruedas de prensa o mantener reuniones de trabajo en Guayaquil y poco después recorrer las principales calles de ciudades de la Sierra o del sur del país.

Por ejemplo, el pasado 4 de febrero, Noboa hablaba con la prensa al mediodía desde un hangar privado en Guayaquil y dos horas después ya realizaba campaña en Loja. Ese traslado fue en avioneta.

El empresario, explica un alto dirigente del Prian, utiliza por lo general sus propios medios para trasladarse de una ciudad a otra, pero que en los recorridos y caravanas en las distintas ciudades las bases le ofrecen sus vehículos.

El viernes pasado participó en un recorrido por sectores de Cuenca a bordo de un bus turístico de dos pisos. En otros sitios, en cambio, lo hizo en camionetas Ford u otras marcas.

Otro dirigente de la lista 7 agrega que la campaña ha sido dispareja y que la agrupación “no ha utilizado vehículos oficiales para ganar votos”.

Lasso se moviliza en furgoneta y pocas veces utiliza avioneta

Guillermo Lasso ha usado “muy poco” una avioneta privada para movilizarse desde Guayaquil hacia cantones de Manabí o a Loja, como sucedió el viernes pasado, indica una fuente del movimiento CREO.

El candidato de la lista 21 se ha desplazado más a bordo de una confortable furgoneta a la que sus simpatizantes y colaboradores denominan el Lassomóvil.

Ese vehículo está equipado con una pequeña mesa, pocos asientos, una imagen religiosa y un espacio para guardar alimentos y bebidas. Allí siempre viaja con sus asesores y colaboradores más cercanos. También suelen acompañarlo su esposa o uno de sus hijos. “Nosotros no tenemos a nuestro servicio helicópteros o vehículos del Estado”, dice una fuente del movimiento antes de resaltar que la campaña es desigual en relación a los recursos del candidato que aspira a la reelección.

Lasso, expresidente del Banco de Guayaquil, del cual es propietario, también ha indicado en entrevistas que su movilización por el país, desde incluso antes del inicio de la campaña, la realiza con su dinero y no con fondos públicos.

La furgoneta en la que Lasso se moviliza también suele ser usada como sitio de reuniones rápidas para ultimar detalles antes de iniciar un recorrido.

Durante la campaña ha sido frecuente ver a ese vehículo seguido de grandes camionetas de doble cabina, donde viajan sus guardaespaldas, así como candidatos a la Asamblea.

Rodas utiliza carros prestados y vales de gasolina donados

Los recorridos de Mauricio Rodas por el país suelen estar programados para visitar localidades cercanas o provincias vecinas. Por ejemplo, va de Guayas a Los Ríos y desde allí a Santo Domingo de los Tsáchilas y luego a Esmeraldas o se queda tres días en Manabí, recorriendo sus principales cantones. Así se optimiza la logística en cuanto a movilización, dice Sebastián Ordóñez, jefe de campaña del movimiento SUMA.

Resalta que no cuentan con grandes recursos económicos y que, además, por lo corta que es la campaña (42 días) deben ser estratégicos a la hora de hacer recorridos.

Una de esas estrategias, explica Ordóñez, es haber dividido al binomio. Si Rodas está en Guayaquil, la candidata a vicepresidenta, Inés Manzano, visita Macas. “Ambos tienen capacidad de movilizar masas y dar a conocer las propuestas del movimiento”, agrega.

Rodas viaja en camionetas que son facilitadas por sus allegados y amigos. Los dirigentes de bases en provincias también ponen a disposición sus vehículos y hasta sus casas. “Esto tiene mucho de autogestión, a veces conseguimos donaciones que consisten en vales de gasolina o tiques de hotel”, refiere el responsable de campaña.

Rodas no ha viajado en aviones privados, asegura Ordóñez. El jueves pasado dio entrevistas en Guayaquil hasta el mediodía y luego se desplazó en un vuelo comercial hacia la capital, donde tenía programado asistir a dos conversatorios.

Zavala va en autos que prestan antiguos y nuevos militantes

El pasado jueves, el pastor Nelson Zavala y su equipo más cercano viajaron durante la madrugada, siete horas en carro, para llegar hasta Esmeraldas y cumplir sus recorridos de campaña del viernes. Desde que se inició la promoción electoral, es su forma de viajar: por tierra y en carros prestados.

Uno de los vehículos en los que se moviliza es una camioneta Ford 150, empapelada con una gigantografía de su imagen. Fue facilitada por Patricio El Cholo Mendoza, antiguo dirigente del PRE y exalcalde de Buena Fe, en Los Ríos, para la movilización por el país.

Otro vehículo es de Nicolás Ugalde, quien figura como gerente de la campaña de Zavala y es la carta del partido para la Alcaldía de Jujan. Otros tres carros son de una candidata del PRE y de amigos del pastor.

Por lo general viajan con cuatro o cinco carros, dice un directivo del partido, y cuando van con los aspirantes a asambleístas suman hasta doce.

En las ciudades a las que llegan, los demás simpatizantes o dirigentes aportan los vehículos para las caravanas.

Zavala dice que deben viajar por tierra por el presupuesto. A más de los carros prestados se organizan entre todos para juntar para el combustible. Solo en el viaje a Esmeraldas ese rubro representó unos $ 300.

“Mientras el candidato-presidente usa el avión presidencial, dentro de poco voy a tener que contratar a Don Burro”, dice.

En la campaña usó vuelos comerciales para viajar a Quito.

En camionetas, tricimotos y camión se promociona Acosta

No cuenta con un carro especial para sus recorridos de campaña, por ello, a cada provincia que va de visita, el candidato presidencial por la Alianza MPD-Pachakutik, Alberto Acosta, utiliza bicicletas, camionetas, tricimotos y, lo que para él es lo más importante, las caminatas que lo acercan más a la ciudadanía para conocer sus necesidades.

Según la dirigencia de la alianza, los equipos de avanzada y de campaña son los encargados de conseguir la movilización, que en su mayoría son carros que facilitan los militantes y simpatizantes de las dos agrupaciones a los cuales le colocan afiches del candidato, especialmente camionetas.

El pasado 5 de enero en Loja el candidato realizó un recorrido en bicicleta, como un mensaje de respeto al ambiente.

En cambio, en una visita a Guayaquil el pasado 28 de enero recorrió el sector del Guasmo en tricimoto.

Mientras que en un recorrido por los cantones Chimbo, San Miguel, Caluma y en Echeandía, en la provincia de Bolívar, el candidato utilizó un camión para su visita.

De acuerdo con la dirigencia se paga la gasolina a las personas que facilitan sus vehículos, ese dinero sale de los fondos recolectados entre las organizaciones sociales, trabajadores, campesinos e indígenas que son miembros de la Coordinadora Plurinacional de las Izquierdas. Además se utiliza parte del dinero otorgado por el Estado para la campaña.

En pocas ruedas se moviliza Norman por ciudades del país

La última visita del candidato de Ruptura, Norman Wray, a Cuenca fue en bicicleta. Una decena de ellas iba a la cabeza de la caravana en la noche del 7 de febrero. Cuatro días antes ya había recorrido Carapungo, uno de los barrios más populares de Quito, con “la Chopper de toda la vida”. Esas cicleadas –como las llama– tienen el mensaje de “un país con más bicis, ciudades para la gente y no solo para los autos”.

De lo no convencional de sus caravanas se conoció un mes antes de que oficialmente arrancara la campaña electoral. En su primera visita a Posorja, en diciembre, sorprendió a los pobladores con su perifoneo encima de una tricimoto, cinco más de ese transporte que se utiliza en esa parroquia rural de Guayaquil lo seguían. El fin era, como lo explicaron militantes a los curiosos, que el candidato recorra subido en una mototaxi “para así conocer más de cerca lo que el pueblo quiere”.

El propio candidato lleva el registro de recorridos en su cuenta en Twitter y ahí se muestran sus visitas más a pie y saludando a la gente, que en grandes caravanas. Son pocas las veces que aparece trepado en el balde de una camioneta. Y cada vez es en un vehículo de diferentes características y sin distintivos del movimiento.

A bordo de una camioneta plateada inició su periplo de campaña en Cuenca. A Ambato llegó el 31 de enero pasado en un carro negro, por ejemplo. El movimiento Ruptura ha dicho que su campaña es austera.

Rafael recorre el país en un camión y unidades estatales

El candidato a la reelección presidencial por Alianza PAIS (AP), Rafael Correa, recorre las provincias en un ‘Correa móvil’, que es un camión cubierto de publicidad oficialista.

Posee un balde semicerrado con capacidad promedio para 15 personas, en el cual se trepan Correa, los aspirantes a asambleístas y el personal de seguridad del jefe de Estado, durante las caravanas motorizadas.

Un vocero de la Dirección Nacional del movimiento precisó que no solo existe una unidad sino al menos diez, repartidas en distintas ciudades.

También aseguró que son prestadas por colaboradores de AP y que la gasolina se la paga con aportes voluntarios.

Pero Correa no solo se traslada en este camión, sino en automotores estatales.

El pasado 31 de enero, por ejemplo, recorrió desde la Sierra hasta la Costa en el tren que su Gobierno rehabilitó.

Partió desde Alausí, en Chimborazo, y llegó hasta Durán, en Guayas. En ese tramo se detuvo en distintas estaciones para saludar a la gente.

Además se ha movilizado en vehículos blindados del Estado, debido a su condición de primer mandatario, explicó una fuente de la agrupación.

Por protección, el candidato-presidente debe usar con frecuencia las unidades de las Fuerzas Armadas.

Pese a ello, cuando comenzó su licencia sin sueldo el pasado 15 de enero, se trasladó a Guayaquil en un vuelo comercial, que dijo pagó con su dinero.