QUITO
.- La Contraloría realiza un examen especial a los millonarios contratos suscritos por el Ministerio de Defensa, a través de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), para la recuperación de su capacidad operativa.

El pasado 24 de abril, mediante oficio 8891 DPEI, el contralor Carlos Pólit confirmó que la Dirección de Auditoría 3 de este organismo se encuentra ejecutando en el Ministerio de Defensa un examen especial a los procesos "precontractuales, contractuales y de ejecución" de los contratos de adquisición del sistema radárico.

El examen de Contraloría incluye, además, la compra de la flota de aviones Súper Tucano a la empresa Embraer de Brasil por más de $ 200 millones, que por problemas financieros el Ministerio decidió reducir de 24 a 18 aeronaves, en el 2010.

Según la comunicación dirigida por Pólit al asambleísta Galo Lara (SP), quien denunció irregularidades en la compra de los radares a la empresa china CETC Internacional, la auditoría corresponde al tiempo comprendido entre el 1 de enero del 2008 y el 10 de abril del 2012.

Publicidad

El 19 de diciembre del 2008 la Comisión Técnica de Selección de la FAE adjudicó el contrato a CETC por $ 60 millones para la provisión de dos sistemas radáricos: YLC-2V y Gap Filler YLC 18 con tecnología para integrar voz y datos entre sí, con la flota de aeronaves militares, el centro de comando y control, y también con el resto de radares, incluidos los de la Dirección de Aviación Civil (DAC).

El contrato se suscribió el 8 de junio del 2009 entre CETC y el Ministerio de Defensa, que 45 días después realizó la primera transferencia de $ 21 millones a la cuenta de la empresa en el Bank of China Heade Office.

Según la cláusula octava del contrato, CETC se comprometió a entregar los radares nuevos "debidamente instalados, integrados y comprobado su correcto funcionamiento entre sí, y con los radares civiles y militares... en el plazo de 18 meses contados a partir de la fecha de pago del anticipo".

Este plazo, según información de la FAE, venció el 14 de enero del 2011 y hasta el momento se ha diferido la entrega de los equipos por cuatro ocasiones. Es decir, existe un incumplimiento del contrato por un año cuatro meses.

Desde el año pasado los equipos se encuentran en la etapa de pruebas de aceptación en el sitio para verificar el funcionamiento de los radares, sistemas de comunicación, centros de comando y control, e integración con todo el sistema militar y civil de control aéreo.

Según oficiales que pidieron la reserva, el mayor problema para la integración de los cuatro radares chinos con el resto del sistema de la FAE, es el data link (vínculo de datos) que aún no supera la fase de prueba.

Publicidad

A esto se suma, según las fuentes, un problema de reserva y sigilo de la información por parte del fabricante Embraer sobre el sistema de datos de la flota de los Súper Tucano con el de control aéreo de los radares chinos.

Multa

Una cláusula del contrato de los radares fija multas por atrasos sobre el equivalente "al uno por mil del monto total del contrato por cada día de retardo, hasta un máximo del 5%". Es decir, el tope de la multa es de $ 3 millones, el mismo valor que se consideró en el contrato como garantía de la empresa.

Ejecución de garantía

Galo Lara, quien denunció el incumplimiento, exige a las autoridades que ejecuten la garantía a la proveedora.