Luego de que el bloque oficialista de PAIS no lograra los 63 votos para dar paso a la consulta prelegislativa sobre la Ley de Aguas, el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, envió una resolución (ver archivo en Recursos) al Consejo de Administración Legislativa (CAL) para que ejecute la consulta.

Para ello, el CAL deberá aplicar la resolución de la Corte Constitucional (del 18 de marzo del 2010), que determina las reglas y el procedimiento para dicha consulta.

La Asamblea se instaló a las 15:32 y sometió a votación dos mociones: la una presentada por Cordero; y la segunda, por Jorge Escala (MPD), ambas daban paso a una consulta prelegislativa, pero la diferencia radicó en el mecanismo para dar paso al proceso. Ninguna logró los 63 votos.

La moción planteada por Cordero suspendía la votación sobre la Ley de Aguas y acogía el contenido de la sentencia de la Corte Constitucional y disponía al CAL que las aplique.

Publicidad

En ese organismo el Gobierno tiene mayoría para la toma de decisiones. Además, no determinaba la obligatoriedad para incorporar en el proyecto final los resultados de la consulta, es decir, no era vinculante.

La vicepresidenta de la Asamblea, Irina Cabezas, no admitió el debate e inmediatamente sometió a votación y en dos llamados se registraron 58 votos a favor, 49 en contra y 8 abstenciones.

Los votos que no pudo controlar el Gobierno fueron los siete de Acuerdo Democrático por la Equidad (ADE), quienes en el primer llamado respaldaron a PAIS consignando su voto en blanco, pero en la rectificación optaron por la abstención, al igual que los prianistas.

Luego del festejo de la oposición por esos resultados y los lamentos del oficialismo, Cordero dio paso a la moción de Jorge Escala (MPD), que planteaba la suspensión de la votación de la Ley de Aguas, pero proponía la creación del Consejo de Consulta, que sería el encargado de llevar adelante el proceso de consulta prelegislativa donde a más del Presidente de la Asamblea y los miembros de la Comisión de Derechos Colectivos del Legislativo, incorporaba a los delegados de las organizaciones indígenas, comunas y pueblos.

Publicidad

Asimismo, determinaba que los resultados de la consulta serán incorporados al artículo del proyecto de Ley de Recursos Hídricos.

La moción fue sometida a votación. De 116 presentes 38 votaron a favor, 3 en contra y 65 abstenciones donde cuenta PAIS, PRE, Prian e independientes. Concluida la votación, Cordero clausuró la sesión señalando que no había garantías para seguir, pues la oposición reclamaba a gritos que se someta a votación el proyecto de Ley de Aguas, y rodearon a Cordero en su curul.

Con este resultado, según Jorge Escala (MPD) y Lourdes Tibán (PK), triunfó la movilización indígena y se demuestra que PAIS pretendía una consulta “mañosa y tramposa”.

Rolando Panchana desde el oficialismo anunciaba que PAIS insistirá en la aprobación de la consulta en la próxima sesión, aunque advirtió que a “alguien de la Corte Constitucional se le puede ocurrir que esto es un desacato, y el desacato no es individual, sino de toda la Asamblea y provocamos una crisis innecesaria en el país”.

Publicidad

La misma alerta hizo el presidente Fernando Cordero, pues dijo que quienes no votan tienen que pensar en lo que les pasará, porque la “Asamblea queda en desacato y es un delito penal, y suficiente causa para que la Corte destituya a los asambleístas”.

En el noticiario radial Notimundo, Patricio Pazmiño, presidente de la Corte, declaró que no puede anticipar un criterio respecto a lo sucedido en la Asamblea, pero recordó que las sentencias de la Corte son de última instancia y no son susceptibles a apelación e insistió en que la consulta se debe hacer pero no será vinculante.