El barco de la ONG holandesa "Women on waves" (Mujeres en las olas) ha zarpado hacia las nueve de esta mañana del Puerto de Valencia para navegar hasta aguas internacionales donde tres mujeres, de las que no se ha ofrecido dato alguno, han interrumpido su embarazo "con un aborto farmacológico".

La embarcación, de bandera holandesa y regida por la ley de este país permite que las tres mujeres que han subido a bordo puedan abortar sin permiso expreso de ningún psiquiatra, situación que no se produce en España donde, según indica la ley, debe ser el especialista médico el que autorice el aborto.

En el barco, además de la tripulación y de las tres mujeres embarazadas se encontraba Josep Lluís Carbonell, el médico valenciano que dirige una de las clínicas autorizadas para realizar abortos en España y que se ha encargado de llevar a cabo los abortos "farmacológicos" a las tres mujeres embarazadas de menos de 6 semanas y media.

La travesía se ha llevado a cabo con total normalidad, aunque rodeada de una gran expectación por parte de los medios de comunicación. Los grupos "Provida" no han aparecido hecho acto de presencia esta mañana.