Gobierno advierte a las petroleras que “si empiezan a molestar” les quita el 1% de  excedentes.

El  presidente Rafael Correa insistió  ayer en la necesidad de modificar las reglas para que el Estado capte el 99%  de los ingresos   extras generados por los precios récord del crudo.

En su cadena radial dijo: “Ya hay algunos chiflados que están hablando de confiscación, ¿confiscar  qué?, si el petróleo es nuestro”, y que  el recurso siempre estuvo nacionalizado, pero se han dado formas para entregarlo a firmas  privadas.

No está cerrado  al diálogo, agregó, pero advirtió a las petroleras extranjeras que, si reclaman, “ni ese 1% de rentabilidad le entregará el Estado, porque esa es una concesión que les hacemos”.

Mañana el ministro de Minas y Petróleo, Galo Chiriboga,  comunicará  la nueva política petrolera y les explicará la nueva modalidad del contrato de prestación.  “Ustedes son nuestros empleados, negociaremos y no dejaremos que nos roben el petróleo de los campos”, advirtió el Mandatario.

Explicó que en los noventa, testaferros nacionales y las empresas extranjeras de esa época engañaron al país con los contratos de participación al establecer un precio de $ 12 por extraer el barril para las empresas y al Estado le pagaban $ 8, aduciendo que no era rentable. Acusó de esa “traición a la patria” a Fernando Santos Alvite, ex ministro de Energía en el gobierno de León Febres-Cordero, y René Ortiz,  del gobierno de Jamil Mahuad, quienes ahora son abogados y representantes de las empresas petroleras.

Denunció que las empresas hacían malabares contables. “Aquí hay petroleras transnacionales  que durante cuatro o cinco años declararon pérdidas y no pagaron impuestos en el negocio más rentable del mundo: la extracción de petróleo”.

Sobre la Ley de Minas, afirmó que  deberá ser derogada por la Asamblea, así como las  4.000 concesiones que se hicieron bajo esta norma. “Con esta ley las empresas ni siquiera pagan regalías, por lo cual es inconstitucional”, sostuvo.

En los diálogos con sectores él pondrá las condiciones. Dijo que hablará con la banca si bajan los intereses, y con los empresarios si eliminan la tercerización. El presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, Patricio Donoso, no comentó esas declaraciones; pues espera  la respuesta  de Correa a la propuesta que le hicieron de  discutir una agenda abierta.

El presidente de la Asociación de Bancos Privados, César Robalino, tampoco  opinó. Dijo que este  miércoles irá a una reunión en Carondelet, atendiendo a una invitación que recibieron  de la Presidencia.