El consumo de la sopa hecha a base del escualo crece en los países asiáticos.   

Consumir una sopa de aleta de tiburón tiene un significado especial para los habitantes de países asiáticos como China. La tradición oriental exige la consideración de  este plato en la organización de banquetes o eventos especiales donde se ofrezca un menú.

Según un estudio de la organización ecologista Wild Aid,  los consumidores chinos consideran un símbolo de estatus y prestigio el plato que se ofrece en diversos restaurantes y por el que los comensales pagan hasta 100 euros.

China es el principal consumidor del mundo de la sopa de aleta de tiburón que es calificado como un plato imperial con mil años de historia y de sencilla preparación, según cita la  agencia EFE en un reportaje sobre el gigante asiático elaborado este año.

Llevar esta sopa  a la mesa de cualquier restaurante no toma más de quince minutos. Tras esperar ese lapso un cliente puede  empezar a degustar este elemento de la gastronomía china preparado con clara de huevo y harina de maíz, lo que la torna espesa.

Publicidad

El crecimiento económico que China ha mantenido durante los últimos años ha provocado el aumento de la clase media que tiene acceso a la sopa de aleta de tiburón, considerado elemento afrodisiaco entre los chinos.

Más consumo
Wild Aid  afirma que  en la próxima década unos 200 millones de personas incrementarán en China el nivel socioeconómico   capaz de acceder a este tipo de platos.

Actualmente, el consumo de aletas de tiburón es común en banquetes de negocios, políticos y bodas, lo que para entidades ambientales se constituye en una  amenaza para la supervivencia de los escualos del mundo.

La presidenta del Centro Cultural Chino Ecuatoriano, Angie Chong, sostiene que  entre la comunidad proveniente del país asiático es usual consumir esta sopa, no tanto por el  valor afrodisiaco que posee sino por la tradición que conlleva.

El consumo de sopa de aleta de tiburón se ofrece  en la mayoría de restaurantes de comida china en el mundo. Y Ecuador no es la excepción.

En ciudades como Guayaquil es posible hallar esta sopa entre la lista de platos que se ofrecen en los menús.

Publicidad

El costo del plato oscila entre 5,50 y 13 dólares, según el establecimiento donde se lo consuma. En los restaurantes que ofrecen comida china en la principal avenida de Urdesa (Víctor Emilio Estrada) el plato aparece en la carta del restaurante, aunque su preparación no es común.

Los administradores de  estos locales coinciden en que no más de una persona pide  el plato durante la semana y añaden que regularmente el comensal es un chino o alguien de ascendencia  asiática.

En estos sitios la preparación del plato incluye cangrejos, pollo o mariscos, de acuerdo a la preferencia del cliente. Los ecuatorianos regularmente consumen otras opciones como chaulafán o tallarín saltado, refieren los meseros de  este tipo de locales.

Estos platos tienen un costo menor en comparación con la sopa de aletas, de allí la preferencia de los visitantes locales, sugieren los propietarios de los restaurantes.

Sobre  el suministro de las aletas prefieren no dar detalles, solo afirman que hay proveedores que llegan a ofrecer el producto a los locales.

En otros sitios, como el chifa Yu Hua, incluso se ha preferido cambiar los menús y obviar la oferta de la sopa de aletas, debido a la poca demanda, que se atribuye al costo y a la polémica surgida en las últimas semanas por la libre comercialización de aletas de tiburón.

Opiniones

Angie Chong
Presidenta del Centro Cultural Chino
“Entre la colonia china se ha ido perdiendo la tradición por el precio (de la sopa de aletas de tiburón)”.

María Laura Roche 
Representante de Fundación Natura
“Con el desarrollo que ha tenido Asia hay cada vez más personas con dinero que pueden acceder a este plato”.

Zhan Xiang Lu Yang
Propietario de restaurante
“El consumo de la sopa de aleta de tiburón no es común entre ecuatorianos, ellos prefieren otros platos”.

Más datos

Comercio
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sostiene que la  aleta de tiburón es una de las mercancías más preciadas del mundo, con un volumen anual de  10.000 toneladas, de las cuales la mitad se comercia a través del puerto de la región administrativa especial china de Hong Kong.

Campaña
La entidad ambientalista Wild Aid tiene en marcha una campaña para concienciar a los chinos de aquí a los Juegos Olímpicos del 2008 del daño que supone comer sopa de aleta de tiburón, para la que ha contratado a celebridades chinas como el baloncestista Yao Ming, que juega en la NBA, o el actor Jackie Chan.

Cifras

13
Dólares
. Es el costo de la sopa de aletas de tiburón que ofrece el restaurante Cantonés en Guayaquil.

10.000
Personas
. Es el número de chinos que aproximadamente residen en Ecuador.