Rusia y Canadá anunciaron ayer que ratificarán el protocolo de Kyoto, sobre emisión de gases.

Las cumbres de la Tierra se han vuelto demasiado pesadas e ineficaces para lograr su objetivo de salvar al planeta y deberían ser remplazadas por foros regionales más pequeños, dijo ayer el hombre que las ideó.

“Las grandes conferencias globales jugaron su papel”, indicó Sverker Astrom, el diplomático sueco que encabezó la creación de la primera Cumbre para la Tierra de las Naciones Unidas en Estocolmo (Suecia), en 1972, y la segunda en Río (Brasil), en 1992.

“Se han vuelto ineficaces, demasiado costosas, producen menos resultados positivos e impiden el desarrollo debido a la necesidad de consenso”, dijo Astrom, de 86 años, uno de los diplomáticos más reconocidos.

Publicidad

“Es hora de pasar a niveles regionales y funcionales donde se reúnan grupos de naciones para resolver problemas regionales o específicos en común”, expresó Astrom.

El experto señaló que Estados Unidos –la economía más grande y el principal contaminante del mundo– solo podría ser llevado de nuevo al redil del protocolo de Kyoto para combatir el calentamiento global mediante la fuerza de su propia opinión pública.

“Estados Unidos es una gran democracia. Ellos deben trabajar a fin de presionar a su propio gobierno para que cambie, porque es insensible a la presión externa”, dijo.

El protocolo de Kyoto de 1997 está orientado a reducir los gases de efecto invernadero emitidos por los países desarrollados hasta el 5,2% de los niveles registrados en la década de 1990, en el período 2008-2012.

Publicidad

Estados Unidos decidió no reconocerlo en marzo del 2001, porque alegó que eso afectaría sus intereses en materia industrial.

Astrom manifestó que el rechazo estadounidense a Kyoto por preocupaciones de que resultaría demasiado costoso para su industria refleja lo difícil que será hacer frente al mayor reto de nuestro tiempo: cambiar los combustibles fósiles por energía renovable más limpia pero más costosa.

Podría ratificarse
Mientras, en Johanesburgo, el protocolo de Kyoto podría finalmente ponerse en práctica gracias a la decisión rusa y canadiense de proponer su  ratificación antes de fines de año, sumada a las peticiones para su puesta en  práctica realizadas por líderes políticos que asisten a la cumbre.}

Se trata  de un avance concreto, dijeron expertos, hacia la reducción de la contaminación de la atmósfera, que puede servir para contrapesar la supresión en el texto del acuerdo final de la Cumbre de toda mención a metas cuantitativas o plazos límites para establecer medidas dirigidas a aumentar el consumo de la energía que proviene de fuentes renovables.

Publicidad

Para anotar

La Cumbre de la Tierra se centró ayer en resolver una disputa sobre los derechos de servicios de salud para la mujer, el último obstáculo antes de aprobar el plan para disminuir la pobreza a la mitad y salvar el planeta.

El Vaticano  juzgó “inaceptable” que en el  documento final de la Cumbre de la Tierra de Johanesburgo se incluya un  reconocimiento implícito del derecho al aborto, según afirmó ayer el director  de radio Vaticano, padre Pasquale Borgomeo.

El ministro  israelí de Relaciones Exteriores,  Shimon Peres, anuló una conferencia que debía ofrecer ayer por la noche  en Johanesburgo por el “riesgo de violencia”. Representantes palestinos y judíos se han enfrentado en estos últimos días debido al conflicto que tienen ambos países en Medio Oriente.

Uno de los compromisos adquiridos en la cumbre es reducir a la mitad el número de personas que no tienen una  correcta distribución y canalización de agua potable, que llega a 2.400  millones de habitantes según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).