El ciberacoso comienza pronto, y los niños de 8 años con celulares son particularmente vulnerables, encuentra una investigación.

“Los padres con frecuencia mencionan los beneficios de dar a su hijo un teléfono celular, pero nuestra investigación sugiere que darles esos dispositivos podría también acarrear riesgos imprevistos”, advirtió la investigadora Elizabeth Englander, de la Universidad Estatal de Bridgewater, en Massachusetts.

De los 4.600 estudiantes encuestados un 10% dijo que había sido víctimas del ciberacoso.

Publicidad

Los teléfonos celulares también aumentaron las probabilidades de que ellos mismos se convirtieran en ciberacosadores. Tener un teléfono da a los niños la oportunidad de implicarse de forma positiva y negativa con sus compañeros a través de los medios sociales y de los mensajes de texto.

Este acceso constante aumenta las probabilidades de que los estudiantes envíen o reciban textos o mensajes impulsivos. (F)