La película china I am not Madame Bovary, del director Xiaogang Feng, se alzó ayer con la Concha de Oro de mejor película de la 64ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

El jurado presidido por el cineasta danés Bille August decidió entregar el máximo galardón del certamen a esta comedia negra que hace una sátira de la lentitud y la torpeza de la burocracia china.

“Cuando me enfrenté a la realización de esta película, mi deseo era dejar de lado todas estas experiencias y mis costumbres y enfrentarme a ella como si fuera mi ópera prima”, explicó Feng al recoger la Concha de Oro en el auditorio Kursaal de San Sebastián.

En ese mismo sentido, su protagonista, Fan Bingbing, fue premiada con la Concha de Plata a mejor actriz.

Publicidad

“Es como un sueño que se ha hecho realidad. El día de la inauguración del festival fue mi cumpleaños y pedí un deseo. El deseo era conseguir este premio a mejor actriz”, aseguró Bingbing.

En la película, basada en la novela homónima de Liu Zhenyun, la actriz de 35 años da vida a una campesina que se encuentra con enormes dificultades burocráticas para anular un divorcio ficticio.

Bingbing es una reconocida actriz en su país, pero hasta ahora no había ganado ningún gran premio en los festivales occidentales.

Por otro lado, el actor español Eduard Fernández, protagonista de la película El hombre de las mil caras sobre el oscuro exespía Francisco Paesa, obtuvo el premio al mejor actor en el festival internacional.

El realizador surcoreano Hong Sang-soo recibió el premio a mejor director por su película Yourself and Yours.

Sang-soo, considerado uno de los directores surcoreanos más consolidados, concursó en San Sebastián con una comedia en la que un pintor busca recuperar a su amante, una mujer inestable y propensa al alcohol que olvida a los hombres con los que flirtea. (E)