Front Row (Primera fila) es el blog en el que los amantes de la moda pueden encontrar información sobre las propuestas de los diseñadores, eventos, capacitaciones, temas de estilo de vida y más, indica su creadora, la quiteña Cristina Maag.

Señala que no imaginó contar con la aceptación que tiene, tampoco que sería reconocido a nivel latinoamericano, pues le sirvió para que fuera invitada a Blogger Influence Week (cita que reúne a los blogueros más influyentes del mundo para dar charlas), que se desarrolló en Panamá del 19 al 28 febrero.

Indica que en el encuentro participaron voces importantes del mundo digital de Latinoamérica. En la cita ofreció una charla de cómo desarrollar un blog de moda.

Front Row fue creado el 7 de octubre de 2013 y surgió de una necesidad de información sobre moda cuando retornó al país de Dubái hace tres años.

Publicidad

Cuenta que tiene previsto expandir su página a Panamá y luego a otros países de la región y quizá a España.

Explica que cuando ya esté habilitado para Panamá los usuarios que ingresen a www.frontrow.com.ec podrán seleccionar el país. 

Actualmente, el contenido de su página está dirigido al mercado ecuatoriano, pero una vez posicionado en el país centroamericano, indica, el objetivo es intercambiar opiniones entre las dos naciones.

Maag afirma que si hace tres meses le preguntaban si era rentable un blog, respondía que no, pero que ahora piensa lo contrario. Recalca que en su página pautan marcas reconocidas, entre ellas, Dior, Huawei, Tiffany’s, y en la actualidad hay una larga lista.

Publicidad

Además, debido a la expansión del blog trabaja con algunas personas de planta, fotógrafo, una asistente y un gerente de ventas, “el equipo cada vez más va creciendo”, agrega.

De acuerdo con Maag, el blog cuenta con casi 270.000 seguidores entre Instagram, Facebook, Twitter y Snapchat.

Estudió Hotelería en Suiza y luego Comunicación de Moda en la London College of Fashion, en Dubái. (E)

Si me preguntaban hace tres meses si un blog era rentable, les habría dicho que no, pero ahora sí me parece que lo es.Cristina Maag, bloguera