El catolicismo se alista para el tiempo de Adviento, un periodo de cuatro domingos previos a la Navidad, en el que los feligreses se preparan para el nacimiento de Jesús.

Este tiempo, que se lo realiza para avivar en los creyentes la espera del Señor, marca también el inicio del nuevo año litúrgico, que empezará el 29 de noviembre, después de la solemnidad de Cristo Rey, que se celebra este domingo.

Durante las primeras dos semanas, los fieles católicos lo usan para reflexionar sobre la venida final del Señor, cuando ocurra el fin del mundo. En las dos siguientes se reflexiona sobre el nacimiento de Jesús y su entrada en la historia del hombre en Navidad.

“Al revivir la espera gozosa del Mesías en su encarnación, preparamos el regreso del Señor al fin de los tiempos : Vino, viene, volverá”, señala el portal web de Schoenstatt Guayaquil.

Publicidad

En los hogares y parroquias católicas aún se conserva la tradición de armar las coronas de Adviento y encender una vela por cada domingo.

Además, en estos días, durante los servicios religiosos, los ornamentos del sacerdote y los manteles del altar se usan de color morado como un símbolo de preparación y penitencia.

Según el portal web de Aciprensa, la corona de Adviento tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del dios Sol, para que regresara con su luz y calor durante el invierno.

Los primeros misioneros, según ese portal, aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas y partían de sus costumbres para enseñarles la fe católica.

Publicidad

Jubileo extraordinario
La llegada del nuevo año litúrgico también incluye algo especial: el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. Este periodo fue declarado por el papa Francisco y se iniciará desde el 8 de diciembre, con la solemnidad de la Inmaculada Concepción, y finalizará el 20 de noviembre de 2016, que coincide con la fiesta de Cristo Rey del universo.

El pontífice argentino convocó oficialmente el jubileo, con la bula (documento pontificio) publicada el 11 de abril.

La solemnidad de la Inmaculada Concepción indica el modo de obrar de Dios desde los albores de nuestra historia.

“Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación...”, señala el segundo inciso de la bula. (I)

Publicidad

Misa
Cristo Rey

Procesión
Para conmemorar la solemnidad de Cristo Rey, en la Catedral de Guayaquil se realizará una misa este domingo, a las 17:00. Luego habrá una procesión hasta el monumento al Corazón de Jesús, en el cerro del Carmen.