No solo existe el pasillo Tejedora manabita en el pentagrama musical, también ya hay un monumento que exalta la figura de la mujer que enhebra entre los dedos la paja toquilla para darle forma al centenario sombrero.

Y es precisamente Montecristi, la ciudad donde se elabora por centenares ese accesorio, en la cual se levanta este monumento de 15 metros de altura (incluida la base), cuya obra se inició hace tres años y que de acuerdo con Luis Pachay, concejal de esta urbe, la falta de decisión política impidió que la obra esté lista a los doce meses como se había pactado en primera instancia.

Pachay resalta que el monumento promueve la laboriosidad de las mujeres que tejen el sombrero.

Publicidad

“Y además el traje es un mosaico de colores y es la réplica del mismo atuendo que lució la exreina de Montecristi (2012), Ivanna Zambrano, en ese año para la elección de la soberana de nuestra ciudad”, relató el concejal manabita.

La obra tuvo un costo de 237 mil dólares y se erige en el centro de un distribuidor de tráfico en la parroquia Colorado de Montecristi, sector que sirve de enlace con Manta, Portoviejo y también otros cantones ubicados en el norte de la provincia de Manabí.

La Prefectura aportó con un 30% del presupuesto, aseguró Pachay. El resto del valor fue dado por el Municipio de Montecristi.

Publicidad

El prefecto Mariano Zambrano expresó que se analizará la posibilidad de ubicar un área en la que se pueda difundir el pasillo Tejedora manabita.

La tarde del pasado jueves, la obra fue entregada por las autoridades del Cabildo de Montecristi a la comunidad manabita para así observar detalles de la forma cómo se elabora un sombrero. (I)

Publicidad

Detalles
Monumento

Atractivo
“Esto será un atractivo turístico, es un sitio único”, destacó de la escultura el prefecto de Manabí, Mariano Zambrano.

Arte en la inauguración
La inauguración contó con la participación del coro infantil de Montecristi y una integrante de un grupo folclórico acompañó en la danza los acordes vocales.