Una de las formas para aprovechar mejor los espacios de la casa es utilizar distintos tipos de cubiertas que dan más aire e iluminación natural.

Abraham Zambrano, de Toldos & Jardín Estudio de exteriores, indica que la función básica de usar este tipo de protección es crear un nuevo espacio arquitectónico y que aumentando metros cuadrados con mucho criterio puede ser de más utilidad y belleza en una vivienda.

En tanto Elías Muñoz, director de proyectos de Techos & Toldas, explica que las cubiertas también le dan un valor agregado, pues duran décadas. “Las pueden usar para proteger sus productos de la lluvia, los carros del sol, para darle sombra y protección contra la lluvia a su mascota, en fin el cliente es el que decide qué uso darle”, apunta.

A esto Zambrano añade que desde hace diez años se están disfrutando más de los espacios exteriores: “Tal es así que remodelamos terrazas, hacemos pérgolas para extensiones del comedor, sala, patios, lugares abiertos que finalmente son los mas utilizados de una vivienda (...), transformándolos en ambientes informales y acogedores. Incluso al usar los toldos retráctiles como parasoles gigantes”, apunta

Los materiales que se usan son muchos, tanto para la estructura (madera, hierro, aluminio, acero inoxidable, bambú, pambil), en diferentes colores para combinar; como para el techado (policarbonato, lonas y sus variedades, vidrio -flotado, laminado, templado, vidrio esmerilado).

El precio siempre está relacionado con el espacio donde se la coloque, el tamaño y el diseño, que incluso puede combinar varios materiales.

La formas que se logran hacer lo determina el material. Lo que más se suelen utilizar son las cubiertas casi planas, puesto que suelen ser más elegantes, rápidas de armar y un tanto económicas. Aunque todo está conectado al gusto y presupuesto del interesado.

También es importante pensar en el tipo de clima que va a soportar esa cubierta, así como darle el mantenimiento necesario y, obviamente, su correcta instalación manejada por un profesional. (E)