Con un show sencillo pero de gran calidad, Sting se ganó a las más de 25 mil personas que asistieron el miércoles a la primera edición del festival Quitonía en el parque Bicentenario.

El cantante británico demostró carisma y entrega en el escenario durante la hora y media que duró su show que inició con If I ever lose my faith in you.

“Muchas gracias. Soy Sting y estoy muy feliz”, respondió el exvocalista de The Police con un español medio fluido ante la ovación de sus fanáticos.

Publicidad

La empatía fue inmediata. Con Every little thing she does is magic el público se prendió y el recinto se convirtió en un karaoke gigante cuando Sting interpretó Englishman in New York y los presentes coreaban “be yourself, no matter they say” ante el pedido del cantante.

“Estoy muy feliz de estar por primera vez en Quito. Es un gran honor estar con mi amigo Rubén Blades (quien se presentó antes que él)”, comentó el británico en una de sus varias interacciones con el público.

Every breath you take fue el cierre soñado del concierto y Sting se despidió de sus seguidores con una venia junto a sus músicos.

Publicidad

Antes de Sting se presentó Rubén Blades, quien presentó sus grandes éxitos Decisiones, Amor y control y Pedro Navaja. El panameño también realizó un homenaje a Gabriel García Márquez y Héctor Lavoe al dedicarles Ojos de perro azul y El cantante. Con una selfie junto a su orquesta y con el público de fondo se despidió de Quito, tras 90 minutos de concierto.

El público también disfrutó con las presentaciones de los artistas ecuatorianos AU-D y Juan Fernando Velasco.