En plena fiebre de la revisión musical, el clásico infantil "Annie" no podía quedar fuera y, así, esta obra original de 1977 que fue llevada a la pantalla por el mismísimo John Houston, vuelve ahora empapada de siglo XXI, producida por Will Smith y Jaz Z y con una buena dosis de Instagram.

He aquí las diferencias de esta nueva "Annie", dirigida por Will Gluck, que se estrena en Estados Unidos el 19 de diciembre y que recupera de manera peculiar la historia de la pequeña huérfana que entra en la vida de un hombre poderoso.

El "black power" de la nueva Annie

Publicidad

Aunque no se mencione la cuestión racial en toda la película, el cambio más visible de esta "Annie" es que se despide de los rizos pelirrojos para darse a la melena afro de la niña prodigio Quvenzhané Wallis, nominada el óscar por "Beasts of the Southern Wild".

El "black power" de esta producción se extiende a su padre de acogida, que no solo es un empresario sino también alcalde de Nueva York, un sosias negro de Michael Bloomberg interpretado por Jamie Foxx (aunque él dice que se inspiró más en P. Diddy), y a la producción de Jay Z y la familia de Will y Jada Pinkett Smith (que en principio querían que su hija fuera la protagonista).

Los actores no cantan ni bailan especialmente bien 

Publicidad

Gluck quería que, ante todo, su aproximación a este clásico tuviera un toque natural. "No quería a niños que cantaran perfectamente, entrenados en Broadway, porque la vida no es así y porque quería poner más peso en la actuación que en la voz".

Así, frente a la perfección coreográfica y vocal del musical original y su primera versión cinematográfica de 1982, esta "Annie" cuenta con una zarrapastrosa y algo desafinada Cameron Díaz (que interpreta a Miss Hannigan y canta solo un poco mejor que en "My Best Friends Wedding") o con un Jamie Foxx que canta bien, pero baila no tan bien. Wallis acaba siendo la más completa.

Publicidad

Nueva York en el siglo XXI

Originalmente, la obra se ambientaba en el Nueva York de 1933, pero la nueva versión no puede ser del Manhattan de hoy: la protagonista toma el alquiler de bicicletas de CitiBike y el apartamento domótico de Jamie Foxx es, ni más ni menos, que el edificio todavía sin inaugurar del World Trade Center 4, con unas vistas espectaculares.

La multiculturalidad de Harlem, donde vive "Annie", incluye también a la comunidad latina y hay algo más de crítica política, pues la pequeña es utilizada como reclamo en la campaña electoral del Foxx. Además, el director insiste en la vida frenética y el sentimiento de soledad que afecta al neoyorquino de hoy, especialmente en el personaje de Rose Byrne.

Las redes sociales hacen su aparición

Publicidad

Lo primero que lleva "Annie" a sus compañeras huérfanas tras su primer encuentro con el alcalde es un "smartphone" a cada una. Por su parte, si el Oliver Warbucks interpretado por Albert Finney en la película de Houston era un empresario de armamento en el periodo de entreguerras, Will Starks, el alcalde de Nueva York, dirige además una empresa de telefonía móvil.

Aunque pasa de soslayo por la hipervigilancia que permiten las nuevas tecnologías, "Annie" entra en la vida de Starks gracias a un video de YouTube, tiene su propia cuenta de Twitter oficial cuando se hace famosa y la persecución final se sigue a través de las fotos que sus "fans" cuelgan en Instagram. Definitivamente, una Annie 2.0.

Canciones nuevas

Cuando "Annie" se estrenó en Broadway el 21 de abril de 1977, en una producción del recientemente fallecido Mike Nichols, cautivó por la emotividad y el dinamismo de sus canciones, compuestas por Charles Strouse y Martin Charmin.

En esta última revisión del clásico, no solo Sia ha colaborado para actualizar el sonido de "Tomorro", "Its the Hard-Knock Life" o "Maybe", sino que se han añadido tres nuevos temas: "Who Am I?", "Opportunity" y "The Citys Yours".

Una película llena de cameos

Si John Houston enroló un gran reparto que también incluía a Carol Burnett, Bernardette Peters y Tim Curry, para la anterior versión de "Annie" en el cine, en la presente, además de que también aparece Booby Cannavale, tiene cameos de Mila Kunis y Ashton Kutcher (interpretando una parodia de "Twilight"), Patricia Clarkson, Michael J. Fox y Rihanna.